Esta vez, el coche abandonado no es un clásico, sino un deportivo más reciente. Y, antes de que pienses que alguien lo ha dejado ahí intencionadamente, en realidad es el resultado de una rocambolesca historia que te contamos más adelante. Afortunadamente, ahora han podido rescatar este Audi R8 Spyder abandonado durante años.

En total, este Audi R8 (prueba) de 2010 ha permanecido abandonado a la intemperie durante cinco años, con una ventanilla parcialmente bajada, lo que ha provocado daños en su interior, además de en la carrocería. Los responsables del rescate han sido los chicos de dos canales de YouTube especializados en estas labores: Detail Dane y WD Detailing.

Rescatan este Audi R8 Spyder abandonado durante años

Audi R8 Spyder abandonado

El propietario del R8 Spyder es el antiguo dueño de la casa donde ha estado aparcado todo este tiempo. Se la vendió a sus nuevos propietarios, quienes dijeron que podía dejar el coche allí. Todo esto ocurrió antes de la pandemia del COVID… así que ya puedes hacerte una idea de lo que pasó después.

Richard Hammond encuentra el primer Land Rover de la historia abandonado en un granero

Llegó el confinamiento y el coche se quedó allí. Pero la situación se complicó debido a un problema con la suspensión. Esta unidad es una de las primeras del R8 en montar la suspensión neumática de Audi. Este sistema y la colocación de algunos de sus componentes en el maletero dificulta el acceso a la batería y, con el paso del tiempo, sin uso, se agotó. Posteriormente, aparecieron los ratones y mordisquearon los conductos de aire de la suspensión.

Una operación delicada

El equipo de rescate intentó varias veces sacar el coche, pero fracasó. Arrastrarlo tampoco parecía buena idea, así que decidieron remolcarlo. El proceso duró cuatro horas y tuvieron que utilizar una plataforma rodante y varios cabrestantes, además de desmontar el salpicadero. Finalmente, consiguieron llevar el deportivo alemán al taller de Detail Dane, donde procedieron a lavarlo.

La historia real del concesionario abandonado con Ford Sierra y Escort a estrenar

Al haber dejado la ventanilla un poco bajada, el interior se ha llegado de moho y suciedad, pero consiguieron dejarlo como nuevo. Lo conectaron a una batería y comprobaron que la capota eléctrica todavía funciona. Y a pesar de los años, el V10 de 5.2 litros arranca. Tras varios acelerones, el escape escupe varias bocanadas de humo negro, probablemente, debido de los residuos de la gasolina, después de tantos años parado, lo cual puede ser un problema. El coche parece ansioso por volver a la calle, aunque antes tendrán que arreglar el problema de la suspensión neumática. En ello están.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.