Pocos fabricantes pueden presumir de contar en su currículum con un trío de modelos tan destacados como la Santísima Trinidad de Bugatti: EB110, Veyron y Chiron ejemplifican los pasos que ha dado la marca a lo largo de tres décadas, estableciéndose como el referente entre los hiperdeportivos. Ahora, la compañía ha conseguido juntar un ejemplar de cada uno en un entorno como Dubái.

Bugatti reúne en una foto más de 32 millones de euros

Abuelo, padre e hijo, por llevar a cabo una comparación terrenal, comparten el color negro, una elección cromática bastante acertada que evita distracciones y que permite ver la evolución del diseño de uno a otro.

Santísima Trinidad de Bugatti

El Bugatti EB110 fue el primero en llegar, estrenándose en 1991 y estando a la venta hasta 1995. Su denominación hace referencia al 110 cumpleaños del fundador de la firma, Ettore Bugatti. Además, es el único concebido antes de que la marca entrara a formar parte del Grupo Volkswagen.

Fue el primer coche de calle hecho de carbono, con un ligero chasis monocasco de solo 125 kilos, carrocería del mismo material y aluminio, tornillería de titanio y llantas de magnesio. Montaba un motor 3.5 V12 con cuatro turbos que entregaba 560 CV, acelerando de 0 a 100 km/h en 3,26 segundos y alcanzando los 351 km/h de punta, mientras que en la posterior versión Super Sport llegaba hasta los 612. Se vendieron 96 y 40 unidades, respectivamente.

Santísima Trinidad de Bugatti

El Bugatti Veyron se comercializó entre 2005 y 2015, llegando hasta las 450 unidades, 300 con carrocería Coupé y 150 con la descapotable Grand Sport. Del total, 48 fueron del Veyron Super Sport, variante nacida en 2010 y que aumentaba la potencia del motor 8.0 W16 de cuatro turbos de los 1.001 CV originales hasta los 1.200.

El base aceleraba de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y alcanzaba los 407 km/h de punta, pero fue el SS el que se convirtió en el coche de producción más rápido del mundo al conseguir alcanzar los 431 km/h.

Santísima Trinidad de Bugatti

El último integrante de la Santísima Trinidad de Bugatti es el Chiron, desvelado en 2016 y cuya producción continúa todavía hoy en día. El diseño es más una evolución de su predecesor que una ruptura total, como pasó respecto al EB110, pero se trata de un más y mejor en toda regla, sobre todo en su apartado mecánico: también utiliza un bloque 8.0 W16 con cuatro turbos, pero su potencia es de 1.500 CV y su par máximo es de 1.600 Nm.

Entre sus hitos se encuentra el ser el primer modelo de producción en romper la barrera de las 300 mph con una variante que ha derivado en serie especial de la que se fabricarán 30 ejemplares. En total, solo verán la luz 500 Chiron.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.