El nuevo Audi RS3 se dará a conocer en septiembre en el Salón del Automóvil de Múnich, pero Audi ya ha dado a conocer sus primeros datos técnicos, y la novedad que se lleva todo el protagonismo es el RS Torque Splitter.

Vídeo: el BMW M2 CS, el Mercedes-AMG A 45s y el Audi RS3 se enfrentan en una carrera de aceleración

Al contrario que la generación previa, que empleaba un diferencial en el eje trasero y un sistema de embrague multidisco, ahora utiliza un utiliza un embrague multidisco controlado electrónicamente en cada uno de los ejes de la transmisión. Esto hace que sea posible otorgar mayor par a la rueda que va por el exterior de la curva (hasta 1.750 Nm) para reducir la tendencia al subviraje o a la interior para contrarrestar el sobreviraje.

RS Torque Splitter

La gestión del par depende de múltiples factores, entre los que se encuentran el modo de conducción seleccionado (Comfort/Efficiency, Auto, Dynamic, RS Performance y RS Torque Rear), la aceleración longitudinal y lateral, el ángulo de dirección, la posición del pedal del acelerador, la marcha seleccionada y el ángulo de guiñada.

Uno de los modos de conducción que saca más partido al RS Torque Splitter es el RS Torque Rear, desarrollado para poder hacer derrapes controlados con facilidad, mandado a la rueda exterior el 100% del par para que el coche tienda a sobrevirar.

RS Torque Splitter

También se ha confirmado que el Audi RS3 monta el motor 2.5 TFSI ya conocido, con los mismos 400 CV pero con 20 Nm extra de par para llegar a los 500 Nm. Este aumento, combinado con la tracción integral quattro y la transmisión automática de siete marchas, le permite rebajar su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h a 3,8 segundos (-0,3 segundos). Su velocidad punta sigue limitada a 250 km/h, pero puede desbloquearse hasta los 290 km/h.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.