La historia de los tres Bugatti que enterró Ettore en la Primera Guerra Mundial es una muestra de lo que hombre puede hacer por preservar el proyecto de su vida. En una época en la que la firma francesa estaba en una constante evolución, el estallido de la Gran Guerra provocó uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de Europa, tan solo superado por la Segunda Guerra Mundial. Esta es la historia de cómo Bugatti superó el primer gran bache en su prometedora carrera.

Las familias que escribieron la historia del automóvil: los Bugatti

La vida de Ettore Bugatti está marcada por el éxito y la tragedia a partes iguales. Descendiente de una familia de artistas, el joven Ettore mostraría sus habilidades en la fabricación y desarrollo de maquinaria, enfocando su carrera desde muy temprano en la creación de automóviles. De hecho, con apenas 18 años ya había construido el Bugatti Type 1, su primer coche. Esto llevaría a Bugatti a crear una serie de coches de calle y de competición durante la primera década del siglo XX.

La historia de los tres Bugatti que enterró Ettore en la Primera Guerra Mundial

historia-tres-bugatti-enterro-ettore-primera-guerra-mundial

Sin embargo, es en 1910 cuando nace el Bugatti Type 13, el protagonista de esta historia. Apenas un año después de constituir la empresa en Molsheim (Alsacia), el Type 13 se convierte en uno de los primeros vehículos en equipar cuatro válvulas por cilindro. Es considerado un adelantado a su tiempo, así como uno de los modelos más exitosos en competición de la marca. En sus primeros años de vida lograría incluso un segundo lugar en el Gran Premio de Francia de 1911 disputado en Le Mans. Esto llevaría a Bugatti ha trabajar durante más de una década para evolucionar y perfeccionar el Type 13.

Sin embargo, Ettore no contaba con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Este acontecimiento paralizaría la actividad en Europa y pondría en jaque la economía mundial, lo que incluyó, inevitablemente, a los fabricantes de automóviles. Por supuesto, esto incluyó a Bugatti, que tenía su sede en uno de los epicentros del conflicto bélico.

historia-tres-bugatti-enterro-ettore-primera-guerra-mundial

Bugatti se vio obligado a paralizar la producción en su fábrica de Molsheim durante la Gran Guerra. Según cuenta la leyenda, Ettore se llevó dos Type 13 consigo a Milán (Italia) y enterró las piezas y componentes de otros tres ejemplares en las inmediaciones de la planta. Esto permitiría preservar algunos de los activos de la compañía durante la guerra y le concedería una segunda oportunidad para renacer a partir de 1918.

El final de la guerra, el comienzo de una nueva era en Le Mans

Tras finalizar la Primera Guerra Mundial, Ettore Bugatti vuelve a Molsheim. El Tratado de Versalles obligó a Alemania a pagar fuertes indemnizaciones por su papel protagonista en la guerra. Entre las indemnizaciones se encontraba la devolución de Alsacia a Francia. Esto permitió a Bugatti inscribirse como fabricante francés en el Salón de París de 1919, donde exhibió un Type 13, Type 22 y Type 23.

historia-tres-bugatti-enterro-ettore-primera-guerra-mundial

Volviendo a la competición, donde Bugatti pondría gran parte de sus esfuerzos, Ettore logra ensamblar tres unidades del exitoso Type 13. Los dos primeros serían los coches rescatados de la Primera Guerra Mundial que viajaron a Milán. El tercero, sin embargo, sería ensamblado con las piezas enterradas en las inmediaciones de la fábrica en 1914. La compañía se inscribe con estos tres vehículos en la que sería la primera carrera en Francia después de la guerra.

El logotipo de Bugatti: 110 años de artesanía y plata de ley

El Gran Premio de Francia de 1920 se disputó en agosto de ese año, y Bugatti lograría llamar la atención de todos. Su Type 13 cruzaría la línea de meta en primera posición, un vehículo que había sobrevivido a uno de los capítulos más oscuros del siglo XX.

historia-tres-bugatti-enterro-ettore-primera-guerra-mundial

Esta sería la primera de las grandes victorias de la marca en el período de entreguerras. La siguiente victoria llegaría en 1937 ya en el formato de carrera de 24 horas. La segunda, en 1939, tendría un protagonista común, Jean-Pierre Wimille, acompañado en este caso de Pierre Veyron a los mandos, de nuevo, del Bugatti 57C. Esta última es, quizá, la victoria más importante de este período para Bugatti, ya que ambos pilotos brillaron en Le Mans con un solo coche y escasos recursos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.