Ha habido que esperar tres años desde el Salón de Ginebra de 2018, pero por fin conocemos Rimac C_Two de producción. El hiperdeportivo eléctrico cambia de nombre y se llama Rimac Nevera, en honor a una tormenta que azota de manera puntual las costas de Croacia. Solo se fabricarán 150 ejemplares con un precio unitario de 2 millones de euros.

Vídeo: así es el crash test del Rimac C_Two, un accidente de 1,7 millones de euros

Su diseño resulta familiar, pero se han llevado a cabo múltiples modificaciones en distintas áreas del exterior (paragolpes, difusor, capó…) que han conseguido mejorar la aerodinámica un 35% respecto a las cifras del prototipo y también la refrigeración interna (un30% mayor al circular a bajas velocidades y un 7% a altas). Además, se puede variar entre los modos ‘high downforce’ y ‘low drag’ para optimizar su comportamiento en función de lo que se busque en cada momento.

El interior es minimalista, predominando la tapicería de cuero en todo el habitáculo, combinado con elementos en aluminio, como los ‘switch’ situados debajo de la consola central para controlar ciertas funciones. Los dos ocupantes disfrutan de tres pantallas para ver información relativa a la conducción o al sistema multimedia.

 

Lo que no ha variado es su apartado mecánico, que finalmente ha sido igual de espectacular como se prometía: cuatro motores eléctricos (unos por rueda) para entregar 1.940 CV y 2.300 Nm de par máximo. Sumado al sistema de tracción All-Wheel Torque Vectoring 2 (R-AWTV 2) capaz de realizar 100 cálculos por segundo, acelera de 0 a 100 km/h en 1,85 segundos, solo necesita 9,3 segundos para llegar a 300 km/h, hace el cuarto de milla en 8,6 segundos y tiene una velocidad punta de 412 km/h.

Su chasis monocasco de fibra de carbono le concede un alta rigidez torsional, área en la que contribuye también (+35%) la batería de 120 kWh, con forma de ‘H’ y que también ayuda a distribuir el peso en un 48/52 entre el eje delantero y el trasero. El Rimac Nevera anuncia una autonomía de 547 kilómetros, pero no se ha revelado información respecto a su sistema de recarga.

Rimac Nevera

Rimac Automobili quiere que el hiperdeportivo sea cómodo en carretera abierta pero también eficaz en circuito, algo para lo que cuenta con un sistema de suspensión activa, un equipo de frenada regenerativa muy avanzado (frenos carbocerámicos Brembo con discos de 390 milímetros y pinzas de seis pistones) con un selector de seis modos de conducción.

Entre ellos se encuentra uno denominado Track, al que a partir de 2022 los conductores podrán sacar más partido gracias al Driving Coach, una inteligencia artificial que gracias 12 sensores ultrasónicos, 13 cámaras, 6 radares y el sistema operativo Pegasus de NVIDIA, da consejos en directo al piloto para mejorar su trazada y sus tiempos de vuelta.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.