A menudo, detrás del nombre de un coche se esconden historias que no conocemos hasta mucho tiempo después. La historia del automóvil está llena de anécdotas muy curiosas relativas a las denominaciones de los modelos y a las disputas entre fabricantes. Ejemplos hay muchos, como el cambio de nombre del Porsche 911 (esta es su historia) que, inicialmente se llamó 901, después de una queja de Peugeot. En 2003, Renault exigió a Fiat cambiar de nombre al Panda (Gingo) por plagio fonético.

Fiat acudió al Salón de Ginebra de aquel año con una importante novedad: nada menos que el heredero del Panda, nacido en 1980 y diseñado por Giorgetto Giugiaro. Pero este nuevo coche urbano, que también iba a sustituir al Seicento que se comercializó durante los años 90, no se llamaba Panda, sino Gingo, un nombre con el que la marca italiana pretendía romper con los 20 años de historia del Panda original.

En 2003, Renault exigió a Fiat cambiar de nombre al Panda (Gingo) por plagio fonético

Renault Fiat Pand Gingo plagio

Además, el Fiat Gingo estaba destinado a ser uno de los principales revulsivos de la marca italiana para solucionar la crisis en la que se encontraba. Pero a Renault no le gustó nada el nombre porque se parecía mucho al de su utilitario, Twingo, y acusó a Fiat de plagio fonético. Twingo y Gingo se parecían bastante al pronunciarlo, no tanto escrito.

A partir de aquí, empezaron unos meses difíciles para Fiat, que no sabía qué hacer. En un primer momento, la marca italiana obvió la advertencia de los franceses e, incluso, llegó a presentar el Gingo de manera promocional durante algunas etapas del Tour de Francia, reavivando así las quejas Renault.

Alfa Romeo cambia el nombre del nuevo Milano tras las presiones del gobierno italiano

El lanzamiento del coche estaba previsto para septiembre de 2003 y todavía era el mes de julio cuando los responsables de Lingotto estudiaban cambiar el nombre del Gingo. El modelo no había salido al mercado y ya tenían que afrontar su primer problema. Al final, se convencieron de que era mejor cambiar el rumbo oficial, apenas un mes antes del lanzamiento.

Varios Fiat Gingo salieron al mercado

Renault Fiat Pand Gingo plagio

Fiat volvió al antiguo nombre de Panda (una elección que resultó ganadora, visto ahora con perspectiva) y se vio obligada a modificar chapas, manuales de instrucciones, documentos internos y mucho más, por no hablar de rehacer sus campañas publicitarias. Sin embargo, debido a la producción en Polonia y a lo ajustado de los plazos, varias decenas de unidades se comercializaron con el nombre Gingo.

Nadie sabe qué habrá sido de esas pocas unidades que se vendieron del Fiat Gingo y si quedará alguna en funcionamiento. Quizá, algún día encontremos una en alguna subasta y se pagará una suma importante, dada su rareza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.