Robos de coches, por desgracia, los hay todos los días. Algunos se resuelven, ya sea para bien, con la vuelta a casa con su legítimo dueño, o para mal, con el vehículo destrozado al practicar un butrón o quemado en un descampado; pero otros se quedan en el aire y no se vuelve a saber nada de ellos… o tienen que pasar 38 años para que se descubra su paradero.

Aumento preocupante del número de robos de coches en Europa

Puede parecer una locura pero, aunque es raro, es lo que ha pasado en Estados Unidos. La policía Livonia, en Michigan, recibió una llamada para que acudieran a investigar un vehículo abandonado, un Corvette del 81. El deportivo fue remolcado hasta la comisaría cuando, al intentar comprobar su número de bastidor en su red, en lugar de aparecer el nombre de su dueño, simplemente salía el texto de “incorrecto”.

Esto era algo raro y bastante sospechoso, motivo por el que se contactó con un detective del departamento especializado en robo de coches para investigar sobre el Chevrolet. Su conclusión fue que el número de bastidor había sido modificado, así que se puso a buscar un segundo número confidencial escondido en el automóvil.

Tras conseguir encontrarlo se pudo comprobar que había sido robado en 1981 en Pontiac, tras lo que se le forjó un nuevo número de bastidor para ocultar su identidad. Casi cuatro décadas permaneció oculto, aunque tampoco es que le dieran mucho uso, puesto que según un policía está en muy buen estado para la edad que tiene y, además, tiene menos de 11.000 millas a sus espaldas (algo menos de 18.000 kilómetros).

Fotografía: Livonia Police Department

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.