Es un deber para con toda la sociedad que cada conductor lleve en regla el vehículo en materia de ITV, seguro e impuestos. Sin embargo, no todo el mundo siente esta obligación como propia y muchos propietarios deciden recurrir a las trampas y los engaños para evitar el desembolso económico que esto conlleva, lo que da lugar a los denominados coches zombie. Pero, ¿qué son y por qué los persigue la DGT?

Tipos de pólizas de seguro de coches: todo lo que debes saber

La Dirección General de Tráfico está centrando sus esfuerzos en sacar de la circulación a este tipo de vehículos que, si bien emplean un término relacionado con la cultura del terror, no tienen nada que ver con estos seres que ha vuelto del más allá. Sin embargo, es una forma a la que, desgraciadamente, muchos propietarios recurren para evitar el pago de impuestos, ITV y el seguro obligatorio.

¿Qué son los coches zombie?

La Dirección General de Tráfico (DGT) denomina coches zombie a aquellos que han sido dados de baja temporal, pero continúan en circulación. El fraude lo encontramos en que no generan gasto, pero siguen prestando servicio a sus propietarios. Según el Ministerio del Interior, cada año se dan de baja en España hasta 700.000 vehículos. La mitad son bajas temporales, una cifra que ha crecido de forma exponencial en los últimos años.

Sernauto, la asociación española de proveedores de automoción, va más allá, y asegura que solo en Zaragoza las bajas temporales de vehículos han aumentado hasta un 47% en la última década. “En 2010, se retiraron provisionalmente 7.589 vehículos para evitar costes como la ITV, el seguro o el impuesto de circulación de manera temporal obligando a tener el vehículo parado, mientras que año pasado esa cifra ascendió hasta los 11.159”, aseguran.

¿Por qué los persigue la DGT y la Guardia Civil?

coches zombie

Aunque no se puedes especificar concretamente cuántos coches zombie existen realmente, la DGT sabe que estos vehículos en circulación no pagan seguro, impuesto de circulación ni pasan la ITV que les corresponde ya que han sido dados de baja temporalmente. Además del fraude a diferentes entidades públicas, la Guardia Civil sabe que estos coches suponen un peligro por diferentes factores:

  • Un peligro para la seguridad vial: los coches zombie no pasan la ITV que avala su buen estado. Muchos podrían presentar desperfectos que los inhabilitara para la circulación y siguen en la carretera, con el peligro que esto supone para los demás usuarios.
  • Dañan el medio ambiente: existen casos en los que estos coches han sido dados de baja y desguazados en centros no homologados. También pueden presentar averías que aumenten las emisiones de partículas contaminantes y seguir circulando.
  • Transferencias fraudulentas: otra razón por la que la DGT y la Guardia Civil persigue a estos vehículos y sus propietarios se debe a que muchos son exportados a otros países y vendidos en el mercado negro, o bien por sus piezas son revendidas y reutilizadas. Cabe recordar que la Ley prohíbe vender piezas de coches que han sido dados de baja entre particulares desde 2017.

¿Cuál es la multa por circular con un coche zombie?

Cómo pasar la ITV a un coche eléctrico

Si conduces un coche que ha sido dado de baja temporalmente, la sanción asciende a 500 euros. Además, si el vehículo circula sin el seguro obligatorio, la multa puede llegar a los 2.500 euros, mientras que, llegado el caso, si tampoco tiene la ITV en vigor, habría que sumar otros 200 euros. Sobra decir que el vehículo sería inmediatamente inmovilizado.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.