Con el KIA Sorento PHEV la marca surcoreana ha alumbrado un producto muy coherente en cuanto a diseño, calidad y precio: un SUV redondo de siete plazas con un carácter híbrido enchufable, que tiene sus puntos a favor (no hay limitaciones en la ciudad) y en contra (hay que saber sacar partido a esa parte eléctrica para que no se vuelva en nuestra contra). Algo que pudimos comprobar en la prueba que llevamos a cabo.

A nivel estético es el mismo coche que KIA nos presentó en 2020, pero en esta ocasión sólo tendremos dos niveles de equipamiento: Drive y Emotion, que se puede completar con el paquete opcional Pack Luxury. No son muchas las opciones, pero la base es bastante completa: faros led, llantas de aleación de 19 pulgadas, acceso sin llaves, arranque por botón, freno de estacionamiento eléctrico y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Prueba Kia Sorento PHEV

Si tuviéramos que elegir una palabra para resumir todo lo que nos ofrece el KIA Sorento PHEV sería comodidad. Su habitáculo cuida a todos los ocupantes por igual, tanto al conductor como a los que ocupan la segunda y, sobre todo, la tercera fila. En marcha destaca su refinamiento y su confort de marcha, características acompañadas por una constante sensación de contundencia, firmeza y seguridad.

Conducir el KIA Sorento híbrido enchufable es sencillo por su suave comportamiento, que sólo se resiente en las recuperaciones y en el paso por curva: en el algún momento teníamos que notar esas medidas y ese peso. No obstante, su sistema rinde de manera notable: contamos con un bloque de gasolina T-GDI Smartstream de 1,6 litros que entrega 180 CV de potencia y tiene un par motor de 265 Nm y con un motor eléctrico de 91 CV y 304 Nm. Juntos entregan 265 CV de potencia y 350 Nm de par. Es el más potente de la gama y puede estar a nuestra disposición desde 45.500 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.