PRUEBA: Opel Karl 1.0 75 CV

Prueba Opel Karl

¡Es un joven! ¿Y cómo se llama? ¡Opel Karl! Al principio, este nombre alemán suena un poco pasado de moda, pero, además de una reminiscencia -rinde homenaje a uno de los hijos del fundador de la compañía- también es otro guiño a la gama de coches pequeños, ya que el Adam también toma el nombre de una persona importante en la empresa, en concreto el de la persona que la creó. Este pequeño ‘bólido’ demuestra ser, al contrario que su denominación, cualquier cosa menos aburrido.

Prueba Opel Karl

El Opel Karl de la prueba luce elegante. La gran parrilla, dividida por una gruesa lama cromada, porta un prominente logotipo de Opel. Con su longitud de 3,68 metros y un radio de giro de 8,90 metros, garantiza una conducción sin estrés en el tráfico de la ciudad y reúne buenas cualidades para ir a la caza de aparcamiento. Las cinco puertas -solo está disponible con esta carrocería- dan acceso directo a unas desahogadas plazas traseras.

En el interior, este coche urbano refleja el estilo típico de Opel. El cuadro de instrumentos está recogido por un marco cromado; porta esferas bastante grandes. En general, el ambiente conseguido es agradable. A pesar de su exterior compacto, el Opel Karl a prueba brinda mucho espacio para los pasajeros y el conductor. El maletero tiene una capacidad de 206 litros y es capaz de albergar fácilmente dos cajas de agua.

Prueba Opel Karl

Ofrece una experiencia de conducción animada gracias al nuevo tres cilindros 1.0 de 75 CV, única opción en la gama. Es un ‘derivado’ de ECOTEC Turbo de 116, solo que es más ligero, pero carece de inyección directa y sobrealimentación. Con sus 75 CV de justa potencia, se desenvuelve muy bien en ciudad, pero es que también lo hace en autopista. Durante la prueba, el Opel Karl se mostró más rápido que sobre el papel; también más gastón, porque el consumo medio oficial subió hasta los 5,2 l/100 km.

Al volante, el Karl no tiene nada que ocultar. Se mueve con agilidad y es sorprendentemente tranquilo para un coche de este tamaño.

Prueba Opel Karl

La persona que le dé importancia a la conectividad se puede alegrar al conocer que este vehículo tiene la nueva generación del sistema de información y entretenimiento IntelliLink, que es compatible con Apple y Android, y que refleja de forma fácil en la pantalla táctil de siete pulgadas las apps del smartphone seleccionado. Además, ya en 2016, estará disponible el Opel OnStar, un asistente personal en línea.

El pequeño individuo hace muy bien su trabajo. He comprobado en esta prueba los ágil y amplio que es el Opel Karl. Además es pura diversión. Su precio parte de 9.518 euros, una cifra que atraerá a los clientes que buscan gastarse lo justo pero sin renunciar al placer de conducir.

Prueba Opel Karl

Ficha técnica Opel Karl
MotorCilindrada999 cc
Cilindros3 en línea
Potencia máxima75 CV / 6.500 rpm
Par máximo95 Nm / 4.500 rpm
TransmisiónCaja de cambiosManual, 5 velocidades
TracciónDelantera
SuspensiónDelanteraTipo McPherson / resorte helicoidal / barra estabilizadora
TraseraRueda tirada con elemento torsional
DimensionesLongitud3.675 mm
Anchura1.604 mm
Altura1.476 mm
Distancia entre ejes2.385 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección indirecta
PesoPeso939 kg
PrestacionesVelocidad máxima170 km/h
Aceleración 0-100 km/h13,9 seg
ConsumosUrbano 5,6 l/100 km
Extraurbano 3,9 l/100 km
Combinado4,5 l/100 km
EmisionesEmisión CO2104 g/km
PrecioPrecio oficial9.518 euros

Texto: Sarah Grassmann (Auto Reporter)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.