Además de ser una de las capitales europeas más bonitas, Praga es un antiguo fabricante de automóviles checo con 115 años de historia. En 1933 ganó las 1.000 millas de Checoslovaquia y, para conmemorar el 89º aniversario de aquella victoria, acaba de presentar un espectacular hipedeportivo, el Praga Bohema.

Este hypercar tiene la particularidad de montar el motor de un Nissan GT-R. Solo se fabricarán 89 unidades para celebrar el 89º aniversario de la victoria del Praga Alfa en la mencionada carrerea, en 1933. La producción arrancará en el segundo semestre de 2023 y cada unidad costará 1,28 millones de euros.

Praga Bohema, un hiperdeportivo muy exclusivo

Estamos ante un hiperdeportivo homologado para carretera, desarrollado sobre un chasis monocasco de fibra de carbono. La fabricación del coche ha contado con la ayuda del expiloto de Fórmula 1 y actual estrella de la Indy Car, Romain Grosjean. La carrocería, elaborada también con fibra de carbono, ha sido diseñada siguiendo un meticuloso trabajo a mano en el túnel del viento de un equipo de F1.

Como resultado, el Praga Bohema es capaz de generar una carga aerodinámica de 900 kg a 250 km/h, casi todo el peso del vehículo (982 kg). El interior es sencillo y está inspirado en la aviación y en la competición. Está equipado con asientos y volante regulables, aire acondicionado y tapizados en Alcantara.

Corazón del Nissan GT-R

Praga Bohema

Uno de los aspectos más llamativos del Praga Bohema está en su corazón, un motor derivado del Nissan GT-R. Por tanto, tiene un motor V6 de 3.8 litros biturbo, pero está modificado por el especialista británico Litchfield, que reciben el bloque directamente de Japón, lo desmontan y los convierten en cárter seco para hacerlos más pequeños.

Además, el preparador instala también unos escapes de titanio y nuevos turbos que le permiten aumentar la potencia hasta los 710 CV a 6.800 vueltas y 724 Nm de par máximo, entre las 3.000 y las 5.000 rpm. El motor se combina con una caja de cambios secuencial Hewland con seis relaciones con funcionamiento robotizado.

Picasso 660 LMS, el hiperdeportivo de nombre español y aerodinámica brutal

Con esta configuración, el hiperdeportivo checo es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 2,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 299 km/h. Para frenar, utiliza unos discos cerámicos de carbono de 380 milímetros con pinzas de seis pistones, que se ven tras las llantas de 18 pulgadas delante y 19 detrás. A esto hay que añadir unos amortiguadores regulables con varillas de empuje montados horizontalmente.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.