El Porsche Cayenne fue un pionero: fue el primer SUV de una marca tradicionalmente de deportivos. Lo que en su día fue un movimiento arriesgado se convirtió en la salvación de Porsche y marcó el camino para muchos otras fabricantes. Sin embargo, lo que no es tan conocido de su historia es que en su desarrollo estuvo a punto de participar Mercedes.

La marca alemana estaba inmersa en la creación de su Clase M allá por 1997 y, aparentemente, no veía con malos ojos que Porsche se sumara al proyecto y diera su propio toque a su modelo.

PRUEBA: Porsche Cayenne Turbo GT

Klaus-Gerhard Wolpert, primer vicepresidente de la línea de productos Cayenne de 1998 a 2010, recuerda que “en ese momento, visualizamos el Porsche SUV como una rama de alto rendimiento del Mercedes. Con su propio diseño exterior, mucha de la tecnología del Clase M y motores y chasis nuestros”.

Ambas entidades llegaron a un acuerdo de colaboración en el verano de 1996 y todo parecía ir viento en popa, aunque para finales de año la situación cambió debido a diferencias entre ambos en cuanto a su relación económica, y la alianza se rompió.

Porsche Cayenne

Como suele decirse, “a rey muerto, rey puesto”, y Porsche no tardó en encontrar a otro aliado, Volkswagen, que también estaba en pleno desarrollo de su Touareg. En junio del 97 unieron fuerzas para crear ambos modelos bajo el proyecto “Colorado”. Porsche se encargaba del desarrollo (incluida la plataforma) y VW de la responsabilidad de llevara cabo la producción.

Sin embargo, aún así Mercedes siguió estando relacionada con el desarrollo del Cayenne en cierta manera. Como explica Wolpert, en aras de que sus ingenieros tuvieran claro lo que demandaba un vehículo de este estilo, les obligó a conducir a los rivales de su modelo: “Mandé a todos mis gerentes de división que entregaran sus coches Porsche de la compañía. A cambio, compramos varios SUV diferentes, como el BMW X5, el Ford Explorer, el Jeep Grand Cherokee y el Mercedes Clase M. Debían conducir estos coches en su día a día y cada cuatro semanas los cambiábamos”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.