Con una cobertura mediática sin precedentes, el adiós de la reina Isabel II sigue ocupando portadas. Símbolo de una etapa en la casa real de su país, se convirtió igualmente en un referente a nivel mundial. Su longeva vida, y longevo reinado, ha sido de los más importantes de la historia de la monarquía, de todas las que se conocen. Y a pesar de que la reina Isabel II solía viajar en el asiento trasero, como manda su cargo, a veces se ponía al volante a pesar de no tener carnet. Y, ¿por qué la reina Isabel II conducía sin tener carnet?

Los coches de la Reina Isabel II de Inglaterra

No era difícil ver a la reina Isabel II conduciendo por Londres. La monarca de Inglaterra ha sido vista conduciendo modelos de Rolls-Royce, Bentley, Jaguar o Land Rover en diferentes momentos de su vida. Habitualmente ha conducido coches ingleses, aunque alguna vez la hemos visto al volante de otras marcas. Que disfrutara del volante no es extraño, lo curioso es que lo hacía sin tener carnet.

La reina Isabel II nunca se sacó el carnet

Según parece, en plena Segunda Guerra Mundial Isabel II empezó a aprender a conducir. La que fuera monarca a partir de la década de los años cincuenta aprendió a conducir entonces y no dejó de hacerlo hasta su muerte. En todos estos años la reina nunca se ha sacado el carnet, parte de las ventajas de su puesto. Aunque la historia tiene más detalles que son interesantes de conocer.

Volviendo al conflicto más importante del siglo XX, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, Isabel se ofreció voluntaria en la rama femenina del Ejército británico, en el Servicio Territorial Auxiliar. Allí la enseñaron a conducir, incluso a arreglar coches. Si bien, una prerrogativa de la ley en Reino Unido excluye al soberano o soberana de las regulaciones y leyes que afectan al reglamento de circulación, así que la reina disfrutó de la conducción desde los 19 años hasta 2019, cuando dejó de hacerlo, sin haberse sacado el carnet.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.