Las persecuciones policiales pueden ser cuanto menos sorprendentes, más que nada porque no sabes cómo puede reaccionar el fugitivo. Prueba irrefutable de ello es esta persecución que tuvo lugar el pasado día 3 de febrero en Los Ángeles, la cual transcurrió durante seis horas.

Esta comenzó después de que alguien reportase a la policía que habían visto a un hombre portando un arma. Pese a que se le intentó detener en un control rutinario de tráfico, el conductor se dio a la fuga dando lugar a esta larga persecución.

La Policía de Los Ángeles pone fin a una persecución de seis horas

Lo sorprendente de esta persecución es que, pese a que duró seis horas, lo cierto es que se disputó a una velocidad muy baja. El Chevrolet Malibu en el que huía circuló prácticamente todo el tiempo a una velocidad de 35 km/h.

Vídeo: increíble persecución de 11 minutos de la Guardia Civil en la GC-1 de Gran Canaria

Sin embargo, y tal y como ha declarado ante los medios de comunicación el Sargento del Departamento de Policía de Los Ángeles Juan García, “resulta peligroso llevar a cabo maniobras PIT (Pursuit Intervention Technique) cuando el individuo está armado, puesto que al provocar el accidente nos ponemos en desventaja.”

De esta manera, la persecución se alargó durante seis horas hasta casi Ontario, California. A las cuatro horas de la misma, la policía se percató de que el conductor había perdido el neumático trasero izquierdo, pero aún así no detuvo el vehículo.

Vídeo: persecución de más de una hora de la policía en EE.UU. a un smart fortwo

Durante las dos horas siguientes, el fugitivo prosiguió con su lenta huída pero sin intención aparente de detenerse. Esto tuvo lugar en el momento en el que el neumático izquierdo delantero se salió de la propia llanta, impidiéndole continuar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.