En 1968, con la Guerra de Vietnam de fondo y el ‘This is the end’, de The Doors, París vivió un estallido revolucionario que acabó convulsionado a toda Francia y cuyos efectos se extendieron por el resto de Europa. Aquel mes de mayo, unos estudiantes, liderados por Cohn-Bendit, hicieron saltar por los aires muchos tópicos, como describe Gabriel Albiac en ‘Mayo del 68: fin de la fiesta’. Ese mismo año, Peugeot revolucionó también el sector del automóvil con el Peugeot 504, el coche de los ‘ojos de Sophia Loren’.

A la venta este Peugeot 505 Break 4×4 de 1985

En aquella, la actriz italiana era la musa del cine europeo, tras haber protagonizado muchas películas formando tándem con Marcello Mastroianni. El 504 fue lanzado para reemplazar al 404 y supuso el inicio de una nueva era moderna para la marca francesa, en lo relativo a su imagen. Al igual que su predecesor, el nuevo modelo salió de la mente de Pininfarina, quien afirmó que poseía “los ojos de Sophia Loren”.

Los ojos de Sophia Loren: Peugeot 504

El carrocero italiano diseñó un coche muy moderno en su tiempo, que tenía como uno de sus rasgos más distintivos los míticos faros en forma trapezoidal. Fueron estas ópticas las que impulsaron a Pininfarina a comparar el coche con los ojos de la famosa actriz italiana.

Además de este elemento, el Peugeot 504 también es recordado por la horizontalidad de la calandra, sus varillas, el efecto interior de sus faros que simulaban estar cincelados mediante un escoplo o la figura de las ópticas traseras, que recordaba a la de un bumerán. Todos estos trazos de estilo se convirtieron en una constante en posteriores modelos: en el Peugeot 206, en el 407, en el 607…

Innovaciones técnicas

Peugeot 504 Sophia Loren

El Peugeot 504 también supuso una revolución debido a sus innovaciones técnicas. Incluyó cuatro frenos de disco asistidos, suspensión trasera de ruedas independientes y la línea quebrada del portaequipajes. Su nivel de equipamiento también era elevado, ya que, dependiendo de la versión, contaba de serie con cinturones de seguridad, radio con casete, tapicería de cuero, dirección asistida, elevalunas eléctricos o aire acondicionado.

PRUEBA: Peugeot 205 Turbo 16

Uno de los puntos que mejor describe al Peugeot 504 es la variedad de siluetas: su versión sedán de lanzamiento se enriqueció un año más tarde con carrocerías cupé y cabriolet, más otra familiar a principios de los 70. En el Salón de Ginebra de 1971 se presentó el 504 Riviera, un shooting brake basado en el cupé, que nunca llegó a producirse en serie y que supuso un salto en el tiempo hacia delante respecto a su época. También existió un 504 pick-up con tracción a las cuatro ruedas en colaboración con Dangel.

Gran comportamiento en carretera

Peugeot 504 Sophia Loren

En lo relativo a sus motores, el 504 montaba bloques gasolina y diésel, con cilindradas que iban desde los 1.800 hasta los 2.700 centímetros cúbico y potencias que oscilaban entre los 53 y los 144 CV.

El dinamismo de la berlina respondía a su concepción como vehículo: la postura de conducción era cómoda y la visibilidad desde el volante, óptima. Destacaba por su buen paso por curva, la suavidad de su conducción, el notable filtrado de las irregularidades de la carretera o su aplomo. Estaba orientado al confort del conductor y los acompañantes y presentaba un comportamiento señorial.

El Peugeot 504 de Sophia Loren: todo un éxito a nivel comercial

Peugeot 504 Sophia Loren

El Peugeot 504 fue un éxito comercial, de crítica y aceptación. En lo relativo a lo primero, queda demostrado con las, aproximadamente, cuatro décadas en las que estuvo en producción, ya que en países como Nigeria se siguió produciendo hasta 2006. En todo ese tiempo, se construyeron 3.700.000 unidades.

Por otro lado, además del público, la prensa especializada también dio su beneplácito al Peugeot 504. Un año después de su presentación, en 1969, ganó el premio ‘Car of the Year’, otorgado por los más prestigiosos periodistas del motor de Europa. De esta forma, el 504 se convirtió en el primer modelo de Peugeot en conseguir el famoso galardón.

El modelo francés tuvo un espíritu global, como lo demuestra el hecho de que fuera ensamblado en numerosos centros de PSA repartidos por todo el mundo, como Sochaux, Buenos Aires… y también Vigo, siendo el primer modelo Peugeot de la historia que se atribuyó la planta española.

El Peugeot 504 también cuenta con un capítulo propio en el mundo del deporte del motor. Su fiabilidad y durabilidad contribuyó a que este modelo fuese muy apreciado para la competición. En África cosechó victorias en pruebas como el Rally Safari, el Rally BandamaCosta de Marfil o el Rally de Marruecos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.