El Opel Mokka estrena generación repleta de cambios entre los que destaca la incorporación de su primera variante 100% eléctrica, un Opel Mokka-e que tiene mucho en común con otros cero emisiones del Grupo PSA: Corsa-e, e-208, e-2008, etc.

Opel Impuls: los tres prototipos eléctricos del programa de 1990

Opel lo ha utilizado como la punta de lanza para presentar el diseño exterior e interior de sus próximos lanzamientos. Su imagen luce el Opel Vizor, un módulo frontal que agrupa parrilla y faros (matriciales IntelliLux LED); predominan las superficies limpias, calza llantas de 18 pulgadas y tiene una longitud de 4.150 mm, lo que suponen 125 mm menos que en su predecesor, aunque la distancia entre ejes es 2 mm mayor.

Opel Mokka-e

“Audaz y puro, así es como se verá el diseño del futuro de Opel. El nuevo Mokka muestra proporciones atléticas combinadas con superficies fluidas y estructuradas con precisión. Hemos desarrollado esta filosofía alineada con el característico diseño alemán, combinando un diseño audaz y progresivo con pureza de líneas”, señala Mark Adams, vicepresidente de diseño de Opel.

Está desarrollado sobre la plataforma CMP del grupo lo que, por un lado, permite montar mecánicas electrificadas y, por otro, hace que sea 120 kilos más ligero que el modelo saliente y gane hasta un 30% de rigidez torsional.

Opel Mokka-e

En el habitáculo el Opel Pure Panel replica el diseño del Vizor exterior, optando por una configuración de dos pantallas de hasta 12 pulgadas para el cuadro de mandos y una consola central que, en función del sistema de infoentretenimiento elegido, puede llegar a las 10 pulgadas. Hay varios asientos ergonómicos para elegir, cuenta con una superficie de carga inalámbrica para dispositivos móviles y el maletero tiene una capacidad de 350 litros.

Opel Mokka-eLo que si resulta familiar es su sistema de propulsión, que resulta idéntico al de sus hermanos y primos: un motor eléctrico de 136 CV y 260 Nm que se alimenta de una batería de 50 kWh. Opel no ha anunciado su aceleración de 0 a 100 km/h, pero sí que su velocidad máxima está limitada a 150 km/h, medida que obedece al objetivo de maximizar su autonomía, que está homologada en 322 kilómetros según el ciclo WLTP. Se puede cargar con conexiones monofásica, trifásica e incluso con un sistema de carga rápida de 100 kWh, con la que rellena el 80% de su batería en media hora.

Su dotación tecnológica incluye el control de crucero adaptativo, el mantenimiento activo de carril, el reconocimiento de señales de tráfico, la cámara trasera de 180 grados opcional, etc.

El Opel Mokka-e se pondrá a la venta a finales de verano pero las primeras unidades no se entregarán hasta comienzos de 2021. Por el momento no se ha desvelado cuál será su precio.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.