En la década de 1980, con el apogeo del Grupo B de rallyes, todos los fabricantes tenían el foco puesto en el mundo de la competición. Con el objetivo de lograr la victoria, los ingenieros probaban diferentes soluciones técnicas que permitieran a sus pilotos ser más competitivos, como la tracción integral o el Opel Kadett GSi con cuatro pedales que se probó en los rallyes en 1987.

El Campeonato del Mundo de Rallyes era el escenario perfecto donde testar nuevos avances tecnológicos. En una época dorada para el automovilismo, los rallyes eran el lugar en que los coches triunfaban el domingo para que los concesionarios los vendieran el lunes. Una relación win to win para todas las partes implicadas.

Se cancela el Grupo B y los fabricantes se ven obligados a reinventarse

opel kadett gsi cuatro pedales rallye

Pero, en 1986 se prohíbe el Grupo B y, acto seguido, la que iba a ser su nueva categoría, el Grupo S. Esto deja a muchos fabricantes en el limbo, a pesar de que el incipiente Grupo A empezaba a dar sus primeros pasos. Adaptaciones, creaciones de última hora y algunos fabricantes que pasaban desapercibidos en el mundial, entre ellos Opel, que estaba trabajando en un Kadett GSi con tracción total para el Grupo B cuando éste lo fulminaron.

Opel Omega Evolution 500, el DTM de calle

Aun así, la firma de Rüsselsheim creó un Opel Kadett E GSi para el Grupo A que empezó su andadura en el año 1987. Esta versión contaba con un motor 1.8 de 180 CV y aspiración natural, un cambio de cinco velocidades y tracción delantera. Ese mismo año, GM Euro Sport toma el control de proyecto y confecciona una evolución del Kadett GSi con motor de 16 válvulas, cambio Xtrac de 6 velocidades y hasta 230 CV de potencia.

El Opel Kadett GSi con cuatro pedales que se probó en los rallyes

opel kadett gsi cuatro pedales rallye

El Kadett GSi era conocido por su carácter subvirador. Esto obligaba a los pilotos a conducirlo de forma agresiva para contrarrestar este efecto, lo cual dejaba imágenes espectaculares, pero también suponía perder tiempo al tener que corregir la dirección en las curvas haciendo uso del freno de mano. Por ello, en 1987 los ingenieros de Opel deciden desarrollar un sistema que permitiera eliminar esas pérdidas de tiempo y lo ponen a prueba en el Manx International Rallye de la Isla de Man.

El sistema en cuestión dotaba al Opel Kadett E GSi de rallye de un cuarto pedal. Al lado del pedal de embrague había otro pedal de grandes dimensiones en la zona del reposapiés. Éste se encarga de realizar las veces de freno de mano, bloqueando así las ruedas traseras, con el objetivo de que los pilotos no tuvieran que soltar el volante para accionar el freno de mano. En su lugar, bastaba con accionar este freno de pie y el vehículo obtenía la misma respuesta.

opel kadett gsi cuatro pedales rallye

Guy Fréquelin fue el piloto encargado de testar uno de los Opel Kadett GSi que hacia las veces de coche laboratorio. Sin embargo, todo parece apuntar que el sistema no dio los resultados esperados por los ingenieros de la marca. A día de hoy no se conocen las conclusiones a las que llegó el equipo ni las razones por las que se desechó la idea. Quizá porque era demasiado trabajo para los pies del piloto, que seguía accionado el acelerador, el freno convencional y el embrague, además de la cuarta función de freno de mano.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.