Desde hace algunos años, los países más desarrollados tienen el compromiso de avanzar hacia un mundo más sostenible, a través de diferentes acciones, como la reducción de las emisiones, el reciclaje, el reaprovechamiento de materiales usados o la economía circular. La industria del automóvil no es ajena a esta tendencia y la sostenibilidad también sea convertido en una cuestión esencial. A continuación, vamos a ver qué se hace con el motor, la transmisión y el resto de piezas de un coche siniestro.

Porque esta es una pregunta que se hacen muchos: ¿Qué ocurre con las piezas del vehículo siniestrado? ¿Pueden reciclarse? La respuesta es sí. De hecho, según Recomotor, startup que promueve la economía circular en el sector de la automoción, distribuyendo piezas recuperadas para talleres y profesionales, el 95% de las partes de un automóvil son recuperables, entre ellas, motor, transmisión, componentes electrónicos, partes de la carrocería o los sistemas de suspensión y frenos.

Cuándo un coche es siniestro o siniestro total

motor transmisión piezas coche siniestro

La declaración de un vehículo como siniestro o siniestro total en España requiere una serie de pasos: primero, un perito debe valorar el estado del vehículo accidentado y calcular el coste de la reparación para, posteriormente, realizar un informe del vehículo. Para que sea declarado siniestro total debe tener unos daños bastante graves, de manera que el valor de reparación sea más elevado que el valor venal del vehículo, que viene declarado por unas tablas (edad, kilómetros, marca, modelo, etc.).

A partir de ese momento, el vehículo se lleva a un centro autorizado para su tratamiento y retirada del parque automovilístico español. Una vez en el desguace, se evalúa el daño y las piezas que se pueden aprovechar para vender o reciclar. Cada vehículo se trata de una forma distinta, ya que pueden entrar desde coches que lleguen siniestrados hasta coches que se han dado de baja porque se les ha acabado su vida útil.

Qué se hace con el motor, la transmisión y el resto de piezas de un coche siniestrado

motor transmisión piezas coche siniestro

En un coche siniestrado, las piezas que se suelen recuperar dependen en gran medida de la gravedad del daño y del estado general del vehículo. Normalmente suelen ser las siguientes:

Motor

Si el coche entra en el desguace por un golpe y no se ve afectado, se realizan distintas pruebas como que no tenga un sobrecalentamiento, prueba de compresiones y estado visual del motor, si supera todas estas pruebas se puede recuperar ya que es el ‘corazón’ del vehículo.

Transmisión

Si se pueden meter las marchas para comprobar que no tenga ningún ruido ni daño, se puede aprovechar como el motor, ya que es un elemento caro del vehículo. También se puede aprovechar los diferenciales en caso de que sean tracción trasera o a las cuatro ruedas, así como las transmisiones si no están dañadas.

Componentes electrónicos

Los componentes electrónicos, como módulos, sensores o unidades de control, se aprovechan si el vehículo no accede por problemas eléctricos y/o electrónicos.

Partes de la carrocería

Algunas partes de la carrocería, como puertas, capó, maletero y otras que no estén dañadas severamente, pueden recuperarse y utilizarse como repuestos.

Llantas y ruedas

Si las llantas si no están golpeadas se pueden aprovechar. En cambio, los neumáticos, al ser un elemento de seguridad activa, no se recomienda su recirculación. En su lugar, se envían para reciclar.

Asientos y tapicería

Los asientos y salpicaderos, si no están dañados porque hayan saltado los sistemas de seguridad pasiva (como los airbags), se pueden aprovechar en perfectas condiciones.

Radiadores y sistemas de refrigeración

Si no han sufrido daños importantes, los radiadores y otros componentes del sistema de refrigeración y el de calefacción también se pueden recuperar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.