La evolución del automóvil hace que la mayoría de los aspectos de los coches mejoren, pero en muchos casos también complica elementos que siempre han sido sencillos y perfectamente funcionales. Un claro ejemplo de ello es la varilla para comprobar el aceite, algo que muchos fabricantes están abandonando.

Su funcionamiento es simple: introduce la varilla con el motor en reposo en frío, comprueba el nivel del aceite, si está entre las marcas, bien, si está por debajo, no y necesita más. Se trata de una operación que cualquiera puede llevar a cabo, pero que no todo el mundo está dispuesto a realizar, algo que ha llevado a muchas marcas a eliminar esta pieza de sus vehículos.

¿Qué importa a la hora de cambiar el aceite del coche, el tiempo o los kilómetros recorridos?

Michael Crossen, jefe adjunto del proyecto de pruebas de Consumer Reports, lo explica así a Automotive News: “El cliente tiene que abrir el capó. Puede que se ensucie las manos. No es la forma moderna de hacer las cosas”.

Es algo en lo que se muestra de acuerdo Dale Jewett, portavoz de Stellantis: “El consumidor actual no da prioridad a comprobar manualmente el nivel de aceite. Con un sensor, esa información se le presenta cada vez que pone el contacto. Esto es ingeniería orientada al cliente”.

Y es que puede que haya algo de cierto en el hecho de que la mayoría de nuevos conductores no tengan mucho interés en la mecánica, pero también ha que reconocer que esto a su vez es consecuencia de que los coches son mucho más complejos que antaño y de que las marcas cada vez ponen más difícil el acceso a los componentes mecánicos al abrir del capó.

Nunca debes llenar más de la cuenta el motor de aceite y esta es la razón

Esto, de hecho, es posible que sea algo adrede, puesto que no se fían de lo que pueda hacer el usuario.

Crossen apunta que “los fabricantes ya no quieren que el conductor, sus clientes, miren bajo el capó”, algo que en parte de se debe a que “ahora, muchos coches son híbridos y tienen un alto voltaje, por lo que la preocupación por la seguridad es mayor”.

Sea como fuere el resultado es que muchas firmas han dejado de incluir la varilla del aceite en sus modelos, reemplazándolas por sensores y sistemas eléctricos que hacen que algo sencillo sea más complejo y, sobre todo, costoso, lo que hace que el precio de los automóviles suba un poco más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.