Mercedes Sprinter Jet Van by Carlex Design: en primera clase

El nuevo Mercedes Sprinter Jet Van by Carlex Design es uno de los vehículos más lujosos que puedas imaginar, una furgoneta personalizada al extremo que ahora cuenta con un habitáculo que nada tiene que envidiar al de un Rolls-Royce o un Bentley. No solo eso, es que a diferencia de los modelos de estas dos firmas británicas, la creación de esta compañía polaca ofrece espacio a raudales en su interior, donde da cabida incluso a sendas televisiones de alta definición y en 3D de 40 y 21 pulgadas, respectivamente.

No es de extrañar, por tanto, que esta clase de vehículos sean muy populares entre las personas más ricas del planeta, que aprovechan sus relativamente discreta imagen exterior para viajar por carretera pasando desapercibidos mientras disfrutan de un interior de primera clase. Porque el habitáculo de este Mercedes Sprinter modificado por Carlex Design rivaliza con los pasajes más exclusivos del Airbus A380, aunque ni siquiera en ahí encontrarás materiales tan especiales como los que hay aquí. Porque además de maderas nobles, cuero de primera calidad y Alcantara, su interior está plagado de detalles rematados en oro de 24 quilates.

En total, el habitáculo de esta Sprinter Jet Van by Carlex Design ofrece cuatro plazas (además de las dos de la cabina del conductor) que están dispuestas en sendos asientos individuales, cada uno de los cuales cuenta con regulación eléctrica, calefacción y ventilación. Un completo sistema multimedia permite a los pasajeros disfrutar de televisiones de alta definición y de un equipo de música con un sonido envolvente. Todo se maneja desde dos tabletas de 10 pulgadas, desde donde es posible ajustar la temperatura, mover los asientos, variar la luz, encender las televisiones….

También dispone de un minibar en el lateral, de un sistema de cortinas operadas eléctricamente que cubren por completo todos los cristales o de mesas plegables, por si los ocupantes necesitan un lugar donde apoyar su ordenador. ¿El precio? Carlex Design, la firma que está detrás de este Mercedes, no ha dicho cuánto vale, pero viéndolo no nos sorprendería que costara más de 200.000 euros. Una alternativa a este vehículo podría ser el Mercedes Sprinter de Brabus.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here