El Mercedes NECAR 1 es uno de esos automóviles que no merecen ser olvidados. Sobre todo si tenemos en cuenta que nos encontramos en una época en la que la movilidad sostenible y alternativa a los motores de combustión cobra tanta importancia. ¿Y por qué es conveniente que nos acordemos de este modelo? Pues sencillamente porque es un pionero. Se trata del primer vehículo fabricado por la firma de Stuttgart cuyo sistema de propulsión, que es eléctrico al 100%, se encuentra movido por una pila de combustible. Y hace ya 25 años que lo conocemos.

Mercedes NECAR 1: el primer con pila de combustible

Aunque parece que el coche eléctrico es más que actual, lo cierto es que a finales del siglo pasado ya se estaba cociendo algo. Sin ir más lejos, el Toyota Prius de primera generación salió al mercado en el año 1997 con un motor híbrido. Fue una revolución. Sin embargo, el Mercedes NECAR 1 llegó incluso más allá y, con aproximadamente tres años más a sus espaldas -fue desvelado en 1994-, ejerció de ventana hacia el futuro enseñándonos cómo serían los vehículos a medio plazo: contaba con un motor completamente eléctrico… e impulsado por una pila de combustible.

mercedes necar 1 lateral

¿Por qué Mercedes NECAR 1?

El nombre de Mercedes NECAR 1 surge de un acrónimo en inglés que traducido viene a ser ‘nuevo coche eléctrico’, ‘New Electric CAR’. El funcionamiento está basado en una conversión de hidrógeno en electricidad. Lo mejor de este sistema es que lo único que se emite al entorno después de realizar por completo el proceso químico pertinente… es agua. Por lo tanto, los beneficios de esta tecnología para con el medio ambiente son innegables, ya que no contamina absolutamente nada.

Lo más curioso de todo es la forma en la que la marca de la estrella presentó al Mercedes NECAR 1. Para hacerlo de una manera sorprendente y original, invitó a la prensa internacional a Ulm, Alemania, a conocer la ampliación de su centro de investigación. Sin embargo, cuando los periodistas llegaron allí pudieron conocer a un automóvil eléctrico movido por una pila de combustible de hidrógeno basado en el vehículo comercial Mercedes MB 100. Este era completamente funcional y estaba preparado para desplazarse en el día a día mediante un sistema revolucionario.

El porqué de la pintura plateada en los coches de competición de Mercedes

La culminación de la semilla que plantó el Mercedes NECAR 1 la vemos hoy en día en el Mercedes GLC F-CELL. Un SUV premium con una autonomía homologada de 450 km. Pero su ‘abuelo’ estaba capacitado únicamente para recorrer unos 130 km con una recarga, y su potencia era de tan solo 41 CV. De todas formas, lo realmente importante era el potencial de la tecnología de la pila de combustible de hidrógeno. Algo que habría que perfeccionar, pues en un primer momento los tanques de combustible ocupan casi todo el espacio de carga del Mercedes MB 100.

El impulsor de más modelos

El siguiente paso llegó en 1996 con el Mercedes NECAR 2, basado en un Clase V y con 250 km de autonomía. Los tanques se ubicaban en el techo para permitir el transporte de seis pasajeros de manera simultánea, pero esta solución no era la mejor en términos de aerodinámica. Un año después fue presentado el NECAR 3, con 400 km de autonomía… pero que se ‘alimentaba’ de metanol, el cual era transformado en hidrógeno a través de un conversor instalado en el propio vehículo. El NECAR 4a, basado en el Clase A como el 3, se desveló en 1999, y el hidrógeno se almacenaba en tres tanques alojados en la parte trasera. Ya obtenía 450 km de autonomía.

mercedes necar 1 frontal

El NECAR 4a supuso un paso adelante muy grande, tanto que en California se utilizó una flota de pruebas con 15 de estos coches entre 2000 y 2003 para verificar su usabilidad. A inicios del siglo XXI ya estaba fabricado el NECAR 5, que como el 3 disponía de un conversor de hidrógeno a bordo, pero que tenía un paquete de celdas mucho más pequeño y liviano que sus predecesores. Esto permitía reservar todo el habitáculo para los pasajeros. El primer vehículo producido en serie con este sistema fue el Clase B F-Cell, que se puso a la venta en 2010 con 136 CV de potencia y una autonomía homologada de 385 km.

También en vehículos comerciales

Toda esta tecnología también sirvió para mejorar los vehículos comerciales. En 1997 se presentó el NEBUS O 405 N, capaz de cubrir 250 km con una recarga, y en el 2003 algunas ciudades europeas comenzaron a utilizar los primeros 30 autobuses propulsados por una pila de combustible. Además, en el 2001 esta solución fue instalada en una Sprinter. En el 2005 es presentado el F 600 HYGENIUS, con un sistema un 40% más pequeño, lo cual mejoraba la eficiencia y el consumo eléctrico.

Sale a subasta el Mercedes 500 E de Rowan Atkinson

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.