La historia del Mercedes-Benz C112 Concept, que vio la luz en 1991, viene de atrás, de mucho más atrás, concretamente de la década de los años 60. En aquella época Mercedes empezó a experimentar con el diseño y la creación de automóviles, probando soluciones y tecnologías que no solían aplicar a sus modelos de serie.

Cinco prototipos de la década de 1970 que deberían haber sido fabricados

El conjunto de estos experimentos, cuyo desarrollo se prolongó también durante toda la década, recibió el nombre de C111. El modelo nació en el 69 y presentó aspectos bastante interesantes, tales como la carrocería de fibra de vídeo o el empleo de un motor Wankel de tres rotores situado en posición trasera. Su primera evolución apareció tan solo un año después, con un bloque de cuatro rotores y 370 CV. Fue el último C111 gasolina, pasando en su siguiente actualización al diésel, con un motor de solo 230 CV pero con su espectacular aerodinámica fue capaz de romper nueve récords del mundo.

Mercedes-Benz C112 Concept

Mucho más adelante, casi dos décadas después del original, la casa alemana se animó a lanzar un modelo de producción, el Mercedes-Benz C112 Concept que se estrenó en el Salón de Frankfurt del 91.

El superdeportivo entraba por los ojos por su esbelta silueta, sus alas de gaviota y su conseguida aerodinámica. Básicamente se trataba de un modelo de Le Mans homologado para la circulación por carretera. En posición central trasera montaba un motor 6.0 V12 de 400 CV de potencia que auguraba buenas prestaciones, pero no fue eso lo que cautivó al público.

PRUEBA: Mercedes-AMG GT R

El as en la manga del Mercedes-Benz C112 Concept era un compendio tecnológico muy avanzado a su época, que adelantó lo que estaba por venir para la marca alemana en las décadas siguientes. Contaba con innovaciones importantes para aquel entonces: ABS, alerones activos, sistema de control de tracción electromecánico, control de crucero, control de presión de los neumáticos, suspensión activa electromecánica, etc.

Mercedes-Benz C112 Concept

El conjunto era francamente bueno, lo que motivo a 700 compradores a realizar un pedido que la marca en principio aceptó, aunque finalmente decidió dejar al deportivo como banco de pruebas tecnológico y nunca llegó a llevarlo a producción.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.