Con el Mercedes-AMG S 63 E Performance la marca de la estrella demuestra una vez más que lujo y deportividad son dos conceptos que pueden ir perfectamente de la mano: la brutal berlina combina confort y radicalidad a partes iguales.

Su alargada silueta aquí luce deportividad en detrimento de la elegancia y la discreción. En el frontal luce la característica parrilla Panamericana, el paragolpes cuenta con grandes entradas de aire, los definidos pasos de rueda hacen hueco a llantas de 20 o 21 pulgadas y en el difusor asoman dos salidas de escape dobles de diseño trapezoidal.

El Mercedes-AMG One se convierte en el coche de producción más rápido en Nürburgring

El interior del Mercedes si equilibra mejor lujo y carácter deportivo, añadiendo tapicería específica, molduras de fibra de carbono y logos de AMG. Mantiene el sistema de infoentretenimiento MBUX con cuadro de instrumentos digital y pantalla central, a los que se suman dos en los reposacabezas y una última entre las plazas traseras para controlar el sistema. Solo está disponible con la configuración de batalla extendida y cuatro asientos.

Mercedes-AMG S 63 E Performance

Lo que de verdad importa, no obstante, es su descomunal apartado mecánico. Emplea un sistema híbrido enchufable que combina el ya habitual motor 4.0 V8 biturbo de AMG, que en este caso entrega 612 CV y 900 Nm de par, con un bloque eléctrico que añade 188 CV a la ecuación. El resultado es una potencia total de 802 CV y un par máximo de 1.430 Nm.

A esto se suma una caja de cambios automática de nueve velocidades y un sistema de tracción integral, ingredientes finales para conseguir una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos, así como una velocidad máxima limitada a 250 km/h, pero que se puede desbloquear para alcanzar los 290 km/h.

Mercedes-AMG S 63 E Performance

Su batería tiene una capacidad de solo 13,1 kWh, lo que le permite circular en modo eléctrico durante 33 kilómetros y hasta velocidades de 140 km/h.

De que la conducción sea todo lo precisa que puede ser en un modelo de 5,34 metros de largo se encargan la suspensión neumática, las barras estabilizadoras electromecánicas, el eje trasero direccional, los frenos carbocerámicos mordidos por pinzas de seis pistones en el eje delantero, etc.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.