Hace 20 o 30 años, nadie hubiese esperado levantar el capó de un deportivo de Mercedes y encontrarse un motor de cuatro cilindros. Al menos, el vano motor acogería un seis cilindros, si no un V8. Pero, para bien o para mal, no estamos en los 80 o 90, tampoco en los 2000, y este Mercedes-AMG GT 43 Coupé está movido por un motor de cuatro cilindros que, eso sí, genera una potencia de 422 CV.

En realidad, no es un movimiento que nos sorprenda, puesto que el fabricante alemán ya lo hizo con el Mercedes-AMG SL 43 (prueba). Estamos ante la versión de acceso a la gama Mercedes-AMG GT, tras el AMG GT 55 Coupé, de 476 CV, y el AMG GT 63 Coupé, 585 CV, ambos con motor V8, a los que se sumará más adelante un AMG GT Coupé híbrido enchufable con más de 800 CV. Por el momento, Mercedes no ha comunicado todavía la fecha de lanzamiento ni el precio.

Mercedes-AMG GT 43 Coupé, la versión básica con motor de cuatro cilindros y 422 CV

Mercedes-AMG GT 43 Coupé

Visto desde fuera, no se le puede poner ningún pero al Mercedes-AMG GT 43 Coupé. Sigue siendo un bonito coupé con rasgos de otros modelos históricos de la marca alemana. No es un coche pequeño, aunque sus formas puedan llevarnos a engaño: mide 4,73 metros de largo, 1,93 de ancho y 1,35 de alto. Aunque sea una versión ‘light’, no renuncia a unas llantas de 19 pulgadas que, opcionalmente, pueden ser de 20 o 21 pulgadas forjadas.

PRUEBA: Mercedes-AMG SL 63 4MATIC+ (R232)

En el interior, encontramos elementos ya conocidos de sobra, como la pantalla de 11,9 pulgadas del sistema multimedia MBUX y el cuadro de instrumentos digital, así como el diseño del salpicadero, sencillo y deportivo, con los aireadores de la ventilación circulares. De serie, tiene unos asientos deportivos AMG forrados en cuero napa con regulación eléctrica y reposacabezas integrado. Como en los otros GT, la calidad de los acabados es excelente.

Sigue siendo bonito, pero…

Mercedes-AMG GT 43 Coupé

Vamos con lo que puede despertar algo de rechazo entre algunos seguidores del motor, en particular, de Mercedes. Como hemos señalado antes, bajo el capó tenemos un motor de cuatro cilindros turbo y 2.0 litros. Es como si la marca hubiese cogido el V8 de 4.0 litros biturbo de los otros Mercedes-AMG GT y arrancado la mitad del motor. Entrega una potencia de 422 CV, lo cual sigue siendo impresionante, tratándose de un motor de cuatro cilindros.

Además, el motor incluye un sistema de hibridación ligera de 48 voltios, acompañado de un pequeño motor eléctrico de 14 CV, que ayuda a alcanzar una cifra de par extraordinaria, nada menos que 500 Nm. Todo ello se combina con una caja automática AMG SPEEDSHIFT 9G, que permite al Mercedes-AMG GT 43 acelerar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada a 280 km/h.

Estos son los 9 mejores deportivos Mercedes de la Historia

No se puede decir que sean unos registros modestos. En términos de chasis, cuenta con una suspensión de muelles de acero y amortiguadores regulables opciones, con tres modos de funcionamiento: Slippery, Comfort, Sport, Sport + e Individual, además de RACE, incluido en el paquete opcional AMG DYNAMIC PLUS. Tenemos unos discos de freno ventilados y perforados de 390 milímetros con pinzas fijas de seis pistones delante y discos de 360 milímetros con pinzas flotantes de un pistón detrás.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.