Presentado el año pasado, las apenas 765 unidades a las que estaba limitado el McLaren 765LT ya están todas vendidas. Como era previsible. Pero la marca inglesa ha decidido escribir un capítulo más en la historia de este modelo lanzando ahora el McLaren 765LT Spider. Un bólido que se alza con el título del descapotable más potente realizado jamás por los de Woking. Y esto gracias a los 765 CV (de ahí la cifra en el nombre) que eroga su monstruoso V8.

Esta nueva incorporación a la familia Longtail (a la que la compañía ya califica de submarca) cuenta con una capota rígida retráctil de fibra de carbono, que se abre en apenas 11 segundos. Y puede desplegarse o replegarse a velocidades de hasta 50 km/h. Eso sí, quizá esa sea la única concesión que han hecho los ingleses en un aspecto clave para los superdeportivos descapotables, como es el peso.

McLaren 765LT Spider capota

De hecho, a ella se deben, según dicen, los apenas 49 kg que gana respecto al modelo coupé. En total, son 1.388 kg, lo que, eso sí, supone 80 menos que un 720S Spider. Que es, sin duda, el coche de referencia, con el que hay que compararlo. Y es que la marca informa de que la resistencia y la rigidez de la estructura son tales que no ha sido necesario añadirle ningún refuerzo adicional que no tuviera el coupé. Además, en la parte trasera del coche, los soportes estructurales de fibra de carbono están totalmente integrados en el chasis para proporcionar protección contra el vuelco.

Entre otras cosas, se ha ahorrado peso quitando cosas en el interior. Como, por ejemplo, la moqueta (2,4 kg), el sistema de aire acondicionado (10 kg) y el sistema de audio (1,5 kg). Aunque estos dos últimos se vuelven a instalar sin coste adicional si el cliente lo desea. También las puertas son más pequeñas y ligeras, y solo requieren una bisagra (en su otra variante esta era doble). Cuando se abren, estas se extienden 120 mm más a cada lado, lo que supone la única diferencia de dimensiones entre los dos coches.

McLaren 765LT Spider puerta

Como los Longtail están pensados sobre todo para el circuito, también hay que hablar desde luego de rendimiento aerodinámico. Y parece que, en este aspecto, este nuevo modelo lleva un paquete idéntico al del que conocimos el año pasado. La única diferencia es que se han recalibrado los amortiguadores en función del peso, y también el alerón trasero activo, que ahora tiene en cuenta si la capota está puesta o no. La carga aerodinámica es, destaca McLaren, un 25% mayor que la de un 720S Spider.

Mismo motor y escape, precio más alto

Con el mismo bloque que encontrábamos en el 765LT, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y de 0 a 200 km/h en 7,2 segundos. Es decir, que clava las cifras del coupé. Y las cuatro salidas de escape de sonido envidiable también se mantienen. Por cierto, la luneta trasera cuenta con su propio motor para bajarla incluso con la capota alzada, para “intensificar la nota cuadrafónica del escape”, según dice McLaren en un alarde poético.

Aunque el McLaren 765LT Spider ya se puede encargar en los concesionarios, el precio no está al alcance de cualquiera: parte desde 425.000 euros. Es decir, que se coloca unos buenos 40.000 euros por encima de la versión coupé. Y la disponibilidad vuelve a estar limitada a solo 765 coches (si la fórmula funciona, ¿por qué cambiarla?), con la producción de 2021 ya totalmente vendida.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.