Que un coche se incendie no es plato de buen gusto para nadie, pero cuando el modelo que es pasto de las llamas es una máquina de edición limitada como este McLaren 765LT, es difícil que cualquier ‘petrolhead’ no suelte una lágrima. No queremos ni imaginar que cara se le tuvo que quedar a su dueño.

Vídeo: el McLaren 765LT se enfrenta a un banco de potencia

Los hechos tuvieron lugar en una gasolinera de Upper Gwynedd Township, en Pensilvania, al norte de Filadelfia, en Estados Unidos. Aunque no ha trascendido cómo se originó el fuego, parece que se inició mientras el McLaren estaba repostando. Sea cual sea el motivo que lo provocó, lo cierto es que las llamas devoraron el deportivo británico con paso lento pero seguro (las escuadras de bomberos estuvieron dos horas lidiando con el incendio) hasta dejarlo completamente inservible, convertido en un amasijo de plástico y metal del que apenas se pueden reconocer las salidas de escape, las ruedas, las suspensiones y el capó.

McLaren 765LT incendio gasolinera

El 765LT monta un motor 4.0 V8 biturbo que desarrolla 765 CV y 800 Nm de par máximo, asociado a una caja de cambios automática de siete relaciones y un sistema de tracción trasera. Reemplaza al 720S, respecto al que además de ser más potente (+45 CV) también es 80 kilos más ligero. Gracias a todo ello, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, de llegar a los 200 km/h en 7,2 y de alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h.

Por si todo lo anterior no es suficiente, recordemos que solo se fabricaron 765 ejemplares del McLaren 765LT, una pieza bastante exclusiva por la que se pedían en Estados Unidos 358.000 dólares, que al cambio suponen unos 330.000 euros.

Fuente e imágenes: Upper Gwynedd Township Fire Department

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.