Este fin de semana las finales del Mundial de Karting dieron la vuelta al mundo… y no precisamente por la competición, sino por el lamentable suceso que protagonizó el piloto Luca Corberi. Tras abandonar la carrera, perdió los papeles, arrojó un trozo de su kart contra uno de sus rivales y cuando acabó la prueba le buscó para propinarle unos cuantos puñetazos. Un día después anunció su retirada.

Daymak C5 Blast: el kart eléctrico más rápido del mundo

Luca Corberi tiene 23 años y es hijo de los fundadores y dueños del trazado de karts donde tuvo lugar el famoso episodio. Lo cierto es que el italiano había dejado de competir en kart de manera regular para dedicarse al negocio de su familia: el Circuito de Kart de South Garda ubicado en Lonato (Italia). Sí, el escenario de los hechos.

Luca Corberi

 

Piezas volando y puñetazos

Vamos con ellos. Corberi se quedó fuera de una de las carreras del Mundial de Karting después de sufrir un accidente con otro piloto: como consecuencia lanzó un trozo de su kart a Paolo Ippolito mientras éste seguía compitiendo. Desde uno de los exteriores del trazado, cogió la pieza y la arrojó sin pararse a pensar que esa acción podía causar un accidente. No en vano, golpeó y pasó cerca de varios coches que participaban en la carrera.

Los incidentes no terminaron ahí. Luca ignoró las indicaciones de los oficiales de la FIA y cruzó la pista mientras la competición seguía su curso. Y por si todo esto no era suficiente, cuando la prueba terminó el italiano fue a buscar a su rival y no para disculparse precisamente: le embistió y le propinó varios puñetazos creando gran revuelo.

La retirada

Las reacciones en el mundo del motor no se hicieron esperar. Felipe Massa, presidente de la Comisión de Karting, calificó su comportamiento de inaceptable y pilotos como Jenson Button pidieron una sanción de por vida. La respuesta de Luca Corberi ha sido la retirada del mundo del motor.

El kartista italiano lo ha comunicado a través de sus redes sociales, donde ha publicado una carta en la que pide disculpas por lo sucedido: “Me gustaría pedir disculpas al mundo del motor por lo que he hecho. No hay excusas que expliquen este desgraciado acto. Después de la carrera, cuando me llamaron los comisarios deportivos, les pedí que me quitaran la licencia porque era totalmente consciente de mis errores irreparables, pero como me mostraron ellos mismos, no tienen el poder para hacerlo: así está escrito en las reglas internacionales. Por este motivo, he decidido no participar en otra competición del mundo del motor el resto de mi vida”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.