Están a punto de cumplirse 110 años de una de las tragedias que más impactaron a la sociedad del primer cuarto del siglo XX y sigue impactando en la actualidad, gracias al cine y a los cientos de documentales sobre el hundimiento del Titanic, el trasatlántico más famoso del mundo y el más grande y lujoso en su época. Un buque que se fue al fondo del Atlántico con varios automóviles muy lujosos de la época. Estos son los coches del Titanic.

La carta de agradecimiento que Bonnie y Clyde escribieron a Henry Ford

Como todo el mundo sabe, el Titanic zarpó del puerto de Southampton el 10 de abril de 1912, rumbo a Nueva York. En él viajaban varias de las familias y personalizades más adineradas de la época, pero también (y eran mayoría) personas pertenecientes a extractos sociales mucho menos pudientes, la mayoría inmigrantes en busca de una nueva vida en eso que llaman ‘la tierra de las oportunidades’, aunque lo que acabaron encontrando fueron, más bien, las oscuras profundidades de un océano helado.

El barco más grande y lujoso del momento

1911 Brush Model E26 Two-Passenger Roadster ©2019 Courtesy of RM Auctions
1911 Brush Model E26 Two-Passenger Roadster ©2019 Courtesy of RM Auctions

El RMS Titanic era el segundo de tres grandes barcos propiedad de la compañía naviera británica White Star Line, junto con el RMS Olympic y el HMHS Britannic. Era el barco más grande y lujoso jamás fabricado hasta entonces y representaba el poderío de un imperio, el británico, que veía amenazadas sus fronteras por el auge del imperio alemán. Era la Europa de los imperios que acabarían enfrentándose en una gran guerra solo dos años después.

Sobre el hundimiento del barco se ha escrito y narrado mucho. En aquel entonces, se decía que aquel buque era insumergible. Pero no era así. La noche del 14 de abril, en su cuarto día de viaje, a eso de las 23:40 de la noche, el barco golpeó un iceberg a unos 600 kilómetros de Terranova, en pleno Océano Atlático Norte. Y en dos horas y media, el Titanic se pereció, arrastrando a casi 1.500 personas de las 2.200 que viajaban en él.

Los coches del Titanic

1911 Brush Model E26 Two-Passenger Roadster ©2019 Courtesy of RM Auctions

A lo largo del siglo XX se produjeron numerosas tragedias marítimas, incluso, con mayores cifras de víctimas. Pero ninguna de ellas generó la conmoción que provocó el Titanic. Lógicamente, mucha culpa la tienen los miles de libros, documentales y las películas realizadas durante la centuria, especialmente una, la dirigida por James Cameron en 1997 y protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet.

Precisamente, en la película de Camperon aparece un vehículo. Al principio, se ve cómo unas grúas lo suben al barco y, más adelante, “Jack” y “Rose” mantienen un romance, protagonizando una de las escenas más recordadas de la cinta. Ese coche era un Renault BK de 1911 y su propietario Mr. William E. Carter. Esto se sabe porque este acaudalado ciudadano estadounidense, residente en Philadelphia, sobrevivió al naufragio y reclamó el coche a la aseguradora por la suma de 5.000 dólares.

La historia del primer prototipo del Renault 4 (1958)

Pero parece que no era el único que viajaba en el Titanic. Según los planos del barco, los automóviles se ubicaban en un compartimento en la proa de barco, que fue la parte donde recibió el impacto del iceberg y por donde comenzó a hundirse. Otros coches que se pudieron hundir con el Renault fueron el Delauney Belleville, un coche de lujo francés, y el Mercedes Coupé Chauffeur.

El coche que nunca llegó a embarcar

1911 Brush Model E26 Two-Passenger Roadster ©2019 Courtesy of RM Auctions

Hubo un automóvil que no llegó a embarcar en el Titanic, aunque debió haberlo hecho. Se trata Brush Runabout, un coche norteamericano fabricado en 1909 por los hermanos Alanson y William P. Brush, y presentado en 1912.  Los hermanos Brush tenían pensado llevar el coche a Europa en el Titanic en el viaje de regreso a Gran Bretaña, pero, al hundirse en el viaje inaugural, el Runabout se quedó en tierra. Finalmente, el vehículo hizo el viaje planeado, pero en el Olympic.

El Runabout fue un automóvil innovador en su época, ya que fue el primero en utilizar muelles de suspensión, en lugar de ballestas. Además, era un coche muy ligero, pensaba apenas 369 kilos, y montaba un motor con un solo cilindro que producía 10 CV, unido a una caja de cambios de, atención, ocho relaciones. La velocidad máxima era de 32 km/h, una cifra importante para los estándares de la época (1909).

El modelo que ves en las fotos corresponde a una unidad del Runabout construida en 1911, subastada por 22.000 dólares en 2010, dinero que fue donado a la Fundación Titanic.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.