Antiguo centro de fabricación de automóviles, la planta de Packard lleva décadas en desuso y ahora va a pasar a la historia definitivamente por orden judicial. Un juez ha dictaminado que la planta de Parckard en Detroit debe ser demolida, según explicaba hace unos días The Drive. Su actual propietario la compró en 2013 y, desde entonces, apenas ha realizado cambios o mejoras en las instalaciones.

La antigua planta ha sido declarada “estorbo público”, y está compuesta por un terreno de unos 81.000 m2 y una estructura en deterioro. Para la ciudad de Detroit, la planta representa una amenaza para la “salud, la seguridad y el bienestar del público”. Su actual propietario es un desarrollador peruano llamado Fernando Palazuelo, que la adquirió hace nueve años y fue llamado a juicio a finales de marzo. Al no presentarse, el juez decretó que se iniciara la demolición.

Un juez dictamina que la planta de Packard en Detroit debe ser demolida

Las instalaciones se componente de más de 40 parcelas individuales y deberán ser demolidas y limpiadas de escombros dentro de un plazo de 90 días. El juez también ha especificado que los permisos deben obtenerse en dos semanas y la nivelación del terreno debe comenzar a más tardar a principios de junio. Se espera que el proyecto cueste unos 10 millones de dólares (9,2 millones de euros), según Detroit Free Press.

Ford ha comprado la histórica Estación Central de Detroit

En el caso de que Palazuelo no cumpla con los plazos establecidos, la ciudad seguirá adelante con la demolición, empleando sus propios trabajadores o contratando empresas cualificadas. Si esto sucede, la totalidad de los costes de demolición y limpieza, así como un gravamen contra la propiedad, serán asignados al propietario, que ya acumula más de un millón de dólares en facturas de drenaje impagadas, impuestos a la propiedad y multas por deterioro.

El objetivo de Palazuelo cuando adquirió la planta de Packard en 2013 era remodelar las instsalaciones para convertirlas en un lugar de uso mixto, destacando los espacios comerciales, restaurantes, oficinas e incluso un lugar de eventos. El año pasado, sin embargo, el proyecto se eliminó cuando la empresa del propietario, Arte Exrpess Detroit, puso a la venta la planta por 5 millones de dólares (4,6 millones de euros).

En esta plata, la compañía de automóviles Packard ensambló vehículos desde principios de 1900 hasta que cerró la producción a finales de 1950. Hasta los años ’90, el lugar sirvió como espacio comercial y de almacenamiento. Desde entonces, su uso ha sido nulo, deteriorándose por completo hasta el estado ruinoso que presenta en la actualidad.

Foto principal: The Drive

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.