Los sistemas de infoentretenimiento son uno de los apartados que más han evolucionado en los coches en los últimos tiempos. A partir del año 2000, las mejoras han sido tan regulares que a los pocos años algo que parecía innovador se quedaba hasta anticuado. Es por eso que integrar tecnología actual en modelos que ya podemos definir como antiguos es algo que interesa a mucha gente.

El caso que traemos hoy, sin embargo, es especialmente llamativo, puesto que se ha conseguido operar tanto Android Auto como Apple CarPlay en el Toyota Land Cruiser de la generación que fue de 1998 a 2007… con la novedad de que funciona en el hardware (la pantalla y los controles) original del modelo.

Los mejores adaptadores para tener Android Auto o Apple CarPlay inalámbricos

Y es que reemplazar la consola central de un vehículo de hace 15 años por una nueva con una pantalla propia es algo bastante habitual, pero también ciertamente aparatoso. La alternativa que veis en el vídeo de más abajo es más interesante por varios motivos.

El primero es que bastante con conectar un adaptador al sistema del vehículo, del que luego sale un cable que se engancha al smartphone de turno, aunque la compañía apunta a que también puede funcionar de manera inalámbrica. Así, es mucho más sencillo que reemplazar toda la pieza y la pantalla.

El segundo punto destacado es que se consigue mantener el diseño original del automóvil, conservando su aspecto retro, pero dotándole de tecnología moderna. Así, tiene cierto encanto ver las aplicaciones modernas (Google Maps, Spotify, etc.) en una pantalla de baja resolución.

La duda más importante que podría haber es cómo funciona el sistema en una pantalla táctil resistiva, sobre la que hay que marcar con mayor presión las pulsaciones, pero salvo por tener que hacer algo más de fuerza, en términos generales parece que va bastante bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.