A lo largo de los últimos años se han forjado historias inolvidables en el mundo de la automoción. Han nacido, crecido y evolucionado auténticos mitos. Pero como la historia de los Turbo de Porsche, pocas. Deportivos que, en muchos casos, han heredado parte de su mecánica de la competición con el fin de convertirse en los mejores. Los más satisfactorios de conducir. Y puede decirse que en varias generaciones han conseguido su objetivo.

Porsche 911 Turbo 930

historia de los Turbo de Porsche 930

El Porsche 911 Turbo 930 siempre ha sido uno de los nueveonce más aclamados de siempre por su estética. El modelo de 1974 tenía una válvula de descarga de gases del escape, algo solo visto en las carreras hasta entonces. La primera serie llegó con 260 CV, pero en 1977 llegó su evolución, con 300 CV, un compresor más grande y un intercooler que se encargaba del aire comprimido.

Porsche 959

historia de los Turbo de Porsche 959Este Porsche 959 es el único de la lista que no es un 911. Fue presentado en la edición de 1983 del Salón de Frankfurt... como coche del Grupo B. Pero tres años después salió la versión para circular por la calle. Tiene tracción a las cuatro ruedas y dos turbocompresores, uno pequeño para responder a bajas vueltas y el otro de mayor tamaño. Tiene 450 CV de potencia.

Porsche 911 Turbo 964

historia de los Turbo de Porsche 964

A principios de los '90 llegó el 911 Turbo 964 con 320 CV y un propulsor de 3,3 litros. Utilizó un tratamiento específico de los gases del escape para cumplir con la última normativa de emisiones, el intercooler era todavía más grande y disponía de una inyección con la presión controlada. En el '93 fue lanzada una versión con 3,6 litros y 360 CV más parca en consumo.

Porsche 911 Turbo 993

historia de los Turbo de Porsche 993

Pero tan solo dos años después la firma de Stuttgart desveló el 911 Turbo 993, la última versión del 911 refrigerada por aire. Además, fue la primera vez que Porsche incluyó dos turbocompresores en un coche de producción en serie, pero funcionaban en paralelo, no como en el 959. La válvula de descarga de la turbina también era nueva y destacó por ser muy poco contaminante. El 991 GT2 de esa generación llegó hasta los 450 CV.

Porsche 911 Turbo S 996

historia de los Turbo de Porsche 996

Pasaron seis años hasta que en 2001 salió una nueva variante de la historia de los Turbo de Porsche. Se trata del 911 996, con un nuevo motor de 3,6 litros y el sistema VarioCam Plus. Esta tecnología se basaba en un sistema de distribución variable que modificaba el funcionamiento del árbol de levas y de las válvulas de admisión. Este motor venció en Le Mans en el '98 con el 911 GT1. La versión S entregaba 450 CV de potencia.

Porsche 911 Turbo 997

historia de los Turbo de Porsche 997

Cinco años después del anterior, en el 2006, salió el Porsche 911 Turbo 996 con 480 CV y algo revolucionario: una turbina de geometría variable en un motor de gasolina. Fue nombrada como VTG y se basa en aletas sobre la turbina que cambian el ángulo en el que llegan a ella los gases del escape. Con esto se aumenta la aceleración, si bien hubo que utilizar materiales ultra resistentes de la industria aeroespacial para controlar el calentamiento.

Porsche 911 Turbo S 992

historia de los Turbo de Porsche 992

La historia de los Turbo de Porsche termina, por ahora, con el 911 Turbo S en su generación 992. Un modelo cuyos turbocompresores son los más grandes hasta la fecha y están en una disposición simétrica. Además, cuenta con turbinas VTG. Lo mejor es que el calentamiento del motor es rapidísimo, algo clave para extraer toda la esencia de sus 650 CV y 800 Nm de par motor máximo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.