Marc Phillip Gemballa GmbH -empresa que no tiene nada que ver con Gemballa GmbH- ha presentado su nuevo proyecto, el Marsien. Se trata del trabajo del hijo de 27 años del especialista de Porsche Uwe Gemballa, está basado en el Porsche 911 Turbo S 992, pero con muchas modificaciones para aumentar la potencia, mejorar el rendimiento del coche y asemejar su imagen al Porsche 959.

Gemballa Marsien

Marsien con 830 CV

El motor del Marsien es el mismo 3.8 bóxer de seis cilindros que monta el Turbo S, pero incluye un doble turbo que ha pasado por las manos del famoso preparador RUF para añadir 100 CV. La potencia que declara de serie es de 750 CV, aunque el cliente puede solicitar la versión más potente, con 830 CV y 930 Nm de par.

El propulsor va asociado a una caja de cambios PDK de doble embrague. Gracias al cambio y a su peso ligero, es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 2,6 segundos y una velocidad máxima de 330 km/h. Esto es así en la configuración de carretera, con neumáticos Michelin UHP. Pero también se puede pedir el paquete off-road para aquellos que quieran salir del asfalto.

Gemballa Marsien

Un Porsche para el desierto

Esta es, precisamente, una de las características distintivas del Marsien, el hecho de que pueda circular a gran velocidad por cualquier superficie irregular. De hecho, la compañía ha probado el coche en el desierto de Al Faya, en los Emiratos Árabes Unidos.

Para correr fuera del asfalto, el paquete off-road ofrece una serie de elementos adicionales: para empezar, unos neumáticos All-Terrain con tacos para mejorar la adherencia, un esquema de suspensiones elaborado por KW que permite al Marsien pasar de 120 mm a 250 mm de altura libre al suelo, una cota superior a la que ofrecen algunos SUV y todoterrenos. Además, el paquete off-road permite seleccionar entre cuatro modos de conducción: grava, barro, arena y nieve. En este caso, la velocidad está limitada a 210 km/h.

Gemballa Marsien

Carrocería de fibra de carbono

En cuanto al exterior del Marsien, la compañía ha querido elaborar un diseño que recordase al Porsche 959 que participó en el París-Dakar. El responsable del diseño, Alan Derosier, ha realizado un estudio minucioso de la dinámica de fluidos, en colaboración con KLK, empresa con una destacada experiencia en Le Mans. La carrocería, muy aerodinámica, ha sido realizada íntegramente en fibra de carbono.

El interior recuerda al del Porsche Carrera GT. Tiene una consola central elevada y luce una placa con el número de la serie al que corresponde el vehículo. También destaca la abundante presencia de la fibra de carbono en diferentes zonas del habitáculo. Los asientos están revestidos en piel y la compañía ofrece numerosas opciones de personalización.

Precio

Solo se fabricarán 40 unidades del Marsien con un precio de 495.000 euros, más los 249.963 que cuesta el Porsche 911 Turbo S 992.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.