En una época en la que la nostalgia está de moda, resulta cuanto menos interesante el movimiento que ha llevado a cabo Ford en los últimos días: ha registrado el nombre de varios de sus coches clásicos en las oficinas de patentes de Europa, Australia y Nueva Zelanda.

PRUEBA: Ford Focus RS MK1 (2002), MK2 (2009) y MK3 (2015)

En los tres mercados la solicitud se llevó a cabo el pasado día 23 de diciembre, y en todos los casos se trata de las cinco mismas denominaciones: Ford Capri, Ford Cortina, Ford Escort, Ford Granada y Ford Orion.

Los registros son para “vehículos de motor terrestres y sus partes y accesorios” lo que abre muchas posibilidades, aunque no confirma ninguna: ¿se trata de un movimiento para crear piezas y repuestos para estos modelos clásicos? ¿Indica que la marca del óvalo está pensado en traerlos de vuelta, ya sea como coches de combustión o reconvertidos en eléctricos, como parece estar tan de moda?

Ford Sierra XR-8, un lobo con piel de cordero sudafricano

Es pronto para elucubrar al respecto y tampoco hay que descartar el hecho de que también podría ser la marca renovando nombres comerciales para asegurarse el control de los mismos y que ningún otro fabricante pueda solicitar su uso al no estar registrados.

De hecho, es posible que hace unos meses diera la clave Murat Gueler, Director de Diseño de Ford Europa, quien señaló que ante un mercado cada vez más competido, Ford puede aportar algo de lo que muchos nuevos fabricantes carecen: historia.

“Hay muchas cosas que vienen de China que son muy competitivas y los coreanos ya lo son con hermosos diseños y tecnología sólida, por lo que la pregunta para fabricantes como Ford es ‘¿cómo te posicionas tú?’. Creo que tenemos el activo único de tener nombres del pasado que podemos aprovechar para emocionar con nuestro producto y contar historias que ninguna otra marca puede contar”, apuntaba.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.