Siguiendo la tendencia cada vez más popular de la micro-hibridación, Ford acaba de presentar el Ford Fiesta Hybrid, por el momento la única versión electrificada de su modelo del segmento B que, eso sí, llega por partida doble en potencias de 125 y 155 CV.

PRUEBA: Ford Fiesta ST-Line 5p 1.0 EcoBoost 140 CV

Ambas versiones tienen como base el bloque 1.0 EcoBoost, que cuenta con un arrancador/generador integrado impulsado por correa (BISG) que, como es habitual en estos casos, almacena energía durante las frenadas, utilizando tanto para alimentar los sistemas eléctricos del coche como para añadir un plus de par extra en las aceleraciones. Además, permite que el sistema Stop/Start actúe en un rango de escenarios más amplio, lo que también contribuye a reducir el gasto de combustible.

El 125 CV tiene un consumo de 5,0 l/100 km y unas emisiones de 112 g/km, siendo un 5% más eficiente que el 1.0 EcoBoost homónimo de gasolina tradicional, y el 155 CV homologa un consumo idéntico, así como unas emisiones de CO2 apenas 2 g/km mayores, consiguiendo un par total de 240 Nm (20 Nm más que el gasolina convencional) y hasta un 50% más cuando el motor gira a bajas revoluciones.

La marca del óvalo ha aprovechado para el 1.0 EcoBoost convencional, que cuenta con sistema de desactivación de cilindros. Esto permite que el 125 CV sea un 15% más eficiente que el bloque al que sustituye, que con solo 100 CV era un 25% menos potente.

PRUEBA: Ford Fiesta ST 2018

Roelant de Waard, vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicio de Ford de Europa, señala: “Equipar con la tecnología EcoBoost Hybrid al Fiesta equivale a decir que los usuarios pueden tener aún más potencia y llegar más lejos con un depósito de combustible […] El Fiesta EcoBoost Hybrid ayudará a Ford a llevar los beneficios de la electrificación a más conductores que nunca”.

Otro punto en el que tanto el Ford Fiesta Hybrid como las versiones convencionales mejoran es en el tecnológico. El Ford SYNC 3 es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, FordPass Connect permite el acceso remoto a diversas funciones, cuenta con un puesto de carga inalámbrica para dispositivos móviles, se ha reubicado el subwoofer del sistema de audio B&O para permitir que entre una rueda de repuesto en el maletero y la dotación de asistentes de conducción incluye la alerta de tráfico cruzado con freno activo y un control de crucero adaptativo mejorado que se combina con el reconocimiento de señales y con el sistema Stop&Go. Además, los niveles de equipamiento ST-Line y Active incorporan el Active Park Assist con función Park Assist perpendicular.

“El Fiesta es ahora más fácil de disfrutar que nunca. Con el FordPass Connect puedes bloquear y desbloquear las puertas, encontrar dónde has aparcado, comprobar tu último trayecto y asegurarte de que tienes suficiente combustible para tu próximo viaje, todo ello desde la palma de tu mano, para que siempre estés listo para salir”, expone Waard.

Choque entre un Ford Fiesta de 1998 y uno del 2018: así han mejorado los coches

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.