Con prácticamente la totalidad de los superdeportivos e hiperdeportivos que se comercializan actualmente siempre se nos va a la atención a dos datos concretos: cuánto tardan en pasar de 0 a 100 km/h y cuál es su velocidad máxima. Lo primero es algo que sus afortunados dueños pueden poner a prueba en prácticamente cualquier sitio, pero lo segundo es más difícil de comprobar, porque pocos lugares en el mundo hay donde se pueda hacer de manera legal. La Autobahn alemana, en su zona sin restricción, es el oasis en el desierto a este respecto, perfecto para ver cuánto puede dar de sí incluso un Ferrari LaFerrari.

Fabrican su propia réplica del Ferrari LaFerrari en acero

El italiano, que ya tiene siete años a sus espaldas, da buena cuenta de la autopista alemana:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

LaFerrari top speed 😍 #372 #ferrari #topspeed

Una publicación compartida de Exotics Vs Classics (@speedtimers) el

El vídeo no es excesivamente largo, pero sí lo suficiente como para ver como el Ferrari sube kilómetros por hora con una facilidad pasmosa, incluso pese a partir de la velocidad ya elevada como son los 217 km/h. Empalma una marcha tras otra y se mantiene firme en su aceleración hasta alcanzar nada menos que 372 km/h.

Dicha capacidad se debe a su sistema de propulsión híbrido, que combina un motor 6.2 V12 atmosférico de 800 CV con uno eléctrico de 163 CV para alcanzar los 963 totales, cifra que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos y, al menos a priori, alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h… aunque queda demostrado que la firma italiana fue un poco conservadora con las cifras oficiales.

Hay que reconocer que además del bólido en sí, también tiene mérito quien va al volante, no por grabarse mientras conduce, lo cual es una mala práctica se mire por donde se mire, si no porque hay que tener valor para ponerse a tales velocidades en una vía pública, por mucho que sea legal y que haya poco tráfico.

Un Ferrari LaFerrari Aperta al ataque en una carretera de montaña

Foto de portada: Stuart Price

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.