Estados Unidos tiene un problema con el diésel. Este combustible escasea, lo que ha provocado que el precio suba cada vez más, como señala Forbes. La pasada semana, la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) informó que los inventarios de destilados (diésel, combustible para aviones y combustible para calefacción, principalmente) estaban en sus niveles más bajos desde 2008.

Sin embargo, a diferencia de 2008, cuando los niveles de destilados estaban bajos a partir de primavera, ahora ocurre en otoño, lo cual es peor. La demanda de diésel aumenta en primavera porque los agricultores plantan sus cultivos y en otoño lo hace porque recogen las cosechas y, además, la gente compra combustible de cara al invierno. Por ello, es más grave que los inventarios de combustibles estén bajos ahora que en primavera.

Estados Unidos tiene escasez de diésel y este es el motivo

Estados Unidos escasez diésel

Desde que se tienen registros, el nivel de diésel no es tan bajo desde 1982, según la EIA. Y esta es, precisamente, la razón que explica que el precio del galón de gasóleo esté por encima de los cinco dólares en todo el país, mientras que el precio medio de la gasolina está por debajo de los cuatro dólares el galón (un galón equivale a 3,78 litros).

California prohíbe la venta de coches con motor de combustión en 2035

Existen cuatro factores que explican la escasez de diésel en Estados Unidos, de los cuales, dos ocurren cada año: a saber, el aumento de la demanda en esta época del año y el hecho de que las refinerías aprovechan esta época también para hacer tareas de mantenimiento, tanto en otoño como en primavera, cuando la demanda es menor y el clima más suave. Entonces, la capacidad de las refinerías cae en este periodo.

Otros dos factores que explican la escasez de diésel en Estados Unidos

Estados Unidos escasez diésel

Pero hay otros dos factores que son excepcionales: uno tiene que ver con la política interna de la administración norteamericana y el otro con el contexto internacional. En cuanto al primero, la capacidad de las refinerías de Estados Unidos se ha reducido en los últimos años, debido al cierre de varias instalaciones que no estaban siendo rentables.

En cuando al contexto internacional, está directamente vinculado con la guerra entre Rusia y Ucrania que, de hecho, es la razón principal. Según Forbes, antes de la invasión rusa de Ucrania, Estados Unidos importaba casi 700.000 barriles por día de petróleo y productos derivados del petróleo. La pérdida de esas importaciones rusas ha causado problemas a las refinerías, que tienen dificultades para llenar los huecos en su lista de productos.

El invento que hace que un motor diésel contamine como un eléctrico

En las últimas semanas, la situación se ha aliviado un poco, gracias a algunas importaciones de gasóleo procedentes de Europa hacia la Costa Este, pero es probable que el mercado de destilados no vuelva a la normalidad antes del próximo verano, como muy pronto.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.