El dicho de más vale tener suerte que ser bueno viene de mil maravillas en este caso: un control de tráfico rutinario en Massachusetts llevó a la policía a descubrir una operación ilegal de tráfico de drogas de gran envergadura en la que el principal implicado resultó ser un gran aficionado a los coches, ya que tenía 45 vehículos, algunos bastante exclusivos, en sus dos casas.

Encuentran 26 coches robados en un caserío de Guipúzcoa

Todo comenzó el pasado 21 de agosto en el mencionado control, en el que los agentes dieron con Cory A. Taylor, un hombre de 41 años, mientras conducía una furgoneta en la que encontraron 62 kilos y medio de marihuana, así como un puño americano y un uniforme de Fed-Ex. El sospechoso afirmó que le habían pagado para trasladar la marihuana y entregársela a un tal Juan y, no solo eso, que también habían mandado otros seis paquetes más a casa de su madre. Fue detenido y llevado a prisión, pero pronto pagaron su fianza y salió libre.

Sin embargo, este arresto llevó al inicio de una investigación en la que se descubrió que era la cabeza de una operación de tráfico de drogas que operaba desde una estación de bomberos de Holyoke que había sido transformada previamente en una casa de lujo.

45 coches casa traficante drogas

Cuando la policía entró en el lugar su sorpresa debió ser mayúscula puesto que se encontraron otros 22 kilos de marihuana, 24 armas, munición, un millón de dólares en efectivo y 8 vehículos exóticos… a los que luego se sumaron otros 37 que estaban ocultos en un garaje dentro de la propiedad de la casa de la madre de Taylor.

Éste es el punto que nos interesa particularmente ya que, por lo que se ve en las fotos la colección tenía modelos bastante interesantes: por lo menos había 8 Toyota Supra de cuarta generación, 5 BMW M3 E46, 3 BMW M3 E92 (incluido un Lime Rock Edition bastante raro), 3 Nissan GT-R, 3 Nissan Skyline GT-R R34…

Los cinco modelos de coche más robados en España

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.