Accidentes hemos visto muchos a estas alturas, pero eso no quita que algunos sigan sorprendiendo por lo rocambolescos que son o por la espectacularidad del impacto. Éste es uno de esos casos, y es que un Porsche acabó empotrado en el segundo piso de un edificio, muriendo tanto el conductor como el copiloto en el acto.

Porsche 981 Bergspyder: la historia del Boxster aligerado que nunca sucedió

Los hechos tuvieron lugar en New Jersey, Estados Unidos, el pasado domingo por la mañana, concretamente a las 6:30. El vehículo en cuestión, un Porsche Boxster de color rojo, circulaba a alta velocidad por Hooper Avenue en la localidad de Toms River, lo que le llevó a perder el control, golpeando contra la media y saliendo disparado por el aire, cruzando varios carriles y acabando empotrado contra el segundo piso de un edificio comercial de la zona.

La trayectoria del vehículo debió incorporar una o varias vueltas de campana, puesto que al sacarlo del edificio se aprecia que aterrizó boca abajo.

El conductor era un joven de 22 años, Braden DeMartin, y su copiloto un joven de 23 años, Daniel Foley. Ambos fallecieron a causa del accidente, pero por suerte el edificio estaba vacío en el momento del impacto, lo que evitó que hubiera otros fallecidos o heridos como consecuencia.

Las autoridades acudieron al lugar de los hechos y tuvieron que cerrar al tráfico durante unas siete horas la propia Hooper Avenue entre Indian Hill Road y College Drive. El edificio ha sido declarado como inseguro y todavía están llevándose a cabo investigaciones.

Imagen: vídeo NJ@Yutube

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.