Dentro de la escala de los automóviles, que estructura las marcas en generalistas, premium y de lujo, cualquier conductor sabe que el salto de precio de la primera a la segunda es notable, y de la segunda a la tercera categoría es enorme. Es por eso que ver un Rolls-Royce de segunda mano, aparentemente en perfecto estado, por solo 69.950 dólares, es decir, unos 64.300 euros, debería resultar sospechoso.

Es la cuantía por la que están vendiendo un Phantom del año 2004 en Berverly Hills Car Club, algo que resulta raro porque, aunque esté usado (lleva a sus espaldas casi 140.000 km), se trata de un precio bastante bajo si se tiene en cuenta que cuando se lanzó al mercado costaba 320.000 dólares, lo que, siguiendo la evolución de la inflación, supondría a día de hoy algo más de medio millón de dólares.

Rolls-Royce Cullinan Series II, el Rolls más vendido del mundo se actualiza

Así, ¿cuál es el truco? Aparentemente ninguno, porque el coche está en buenas condiciones, pero en el texto que el concesionario ha escrito para la venta del modelo, hay una pista sobre a lo que hay que atenerse al adquirir el vehículo.

Rolls-Royce Phantom

El anuncio reza: “Además, incluye copias de recibos por un total de 78.913,57 dólares invertidos en el vehículo en 2023, lo que demuestra el meticuloso cuidado y atención que se ha invertido en este vehículo”.

Es innegable que quien fuera su anterior dueño ha cuidado el Rolls-Royce, pero también hay que saber leer entre líneas.

Lo primero que ha y que tener en cuenta es que esa enorme cantidad ha habido que invertirla en tan solo un año. Lo lógico es, pues, que durante el año pasado se llevara a cabo una labor de mantenimiento importante en todas las áreas clave del vehículo, así que al menos sobre el papel actualmente debería estar en perfectas condiciones.

Rolls-Royce Phantom

Sin embargo, también resulta llamativo que, después de tamaño inversión, el precio de venta del coche ni siquiera daría para recuperar lo invertido para ponerlo a punto, algo que es bastante extraño.

Por último, es un claro aviso para quien aspire a adquirir un vehículo de lujo, puesto que lo difícil no es solo comprarlo, si no también mantenerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.