En su último Comité Ejecutivo celebrado en Mónaco a principios de mes, la UCI aprobó una serie de cambios, como el reparto de puntos en las distintas carreras, potenciando la brecha entre grandes vueltas, respecto a otras carreras de cara al siguiente trienio. Pero también modificó algunas normas, como la distancia que debe mantener un coche de equipo con respecto a un corredor. Ahora, el coche no puede ir a menos de 25 metros detrás del ciclista en una contrarreloj.

La nueva normativa lo establece así: “El siguiente vehículo deberá seguir al menos a 25 metros detrás del ciclista (y no los 10 anteriores), nunca deberá alcanzarlo ni ponerse a su altura. En caso de avería, el soporte técnico sólo se puede prestar con el ciclista y el vehículo parados”. Y la razón tiene que ver con la aerodinámica.

La curiosa razón por la que el coche no puede ir a menos a 25 metros detrás del ciclista en una contrarreloj

Hay un factor importante que es determinante en las contrarrelojes, las bacas de los coches llenas de bicicletas. Estas son muy útiles para los corredores, porque mejora notablemente su rendimiento aerodinámico.

Según un experto en la materia, Richard Kelso, “si las bicicletas están lo suficientemente apretadas y todos los espacios entre ellas son pequeños, será un bloqueo significativo para el flujo de aire”.

Y añade: “El vehículo más grande detrás del ciclista empujará el aire hacia adelante, de modo que la velocidad del flujo de aire alrededor del ciclista será menor y le ayudará”. Ahora, con al haber una mayor distancia entre el coche y el ciclista, todo cambiará de manera drástica. La reducción de la resistencia era de aproximadamente un 0,23 % en el coeficiente de resistencia, lo que se traduce en 3,9 segundos en 50 kilómetros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.