No respetar los límites de velocidad es un riesgo: para tu seguridad, para la del resto… y para tu bolsillo. Uno de los frentes de la Dirección General de Tráfico pasa por reducir los accidentes de tráfico causados por este tipo de infracción y para ello dispone de un arsenal de sistemas de vigilancia: radares (fijos y móviles) drones, helicópteros, furgonetas… ¿Se podrían unir a ellos los smartphone? ¿La DGT puede medir la velocidad del coche desde tu móvil?

Las nuevas multas de tráfico que aprobará la DGT: más dinero y puntos

Para responder correctamente a estas preguntas tenemos que remontarnos a 2019. En aquel momento, El País desvelaba que el Instituto Nacional de Estadística había pactado con las operadoras de telefonía rastrear los terminales de sus clientes para hacer un dibujo de la movilidad diaria de los conductores españoles.

Una información que permitiría saber cómo nos movemos en fechas señaladas y en horas clave para mejorar la movilidad en distintas ciudades. Para ello, el INE habría accedido a los movimientos que hacen más de 50 millones de líneas de telefonía móvil siempre de forma anónima. O lo que es lo mismo: esos datos no se asociarían al dueño y tampoco se correlacionarían con otros datos del usuario.

Móvil en el coche

Velocidad media

Por otro lado, el Servicio Catalán de Tránsito quiso calcular la velocidad media de cada automóvil en tramos de un kilómetro (más o menos) y en periodos de un minuto. Para ello contrató a INRIX y al Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) ya que ambas empresas trabajaban con una serie de datos entre los que estaban los de las telco.

El tractor más rápido del mundo tiene 1.030 CV y alcanza 247 km/h

¿Cómo recababan la información? Hacían un seguimiento de los teléfonos desde la infraestructura de los proveedores de telefonía ya que los smartphone se van conectando a los distintos repetidores revelando su ubicación. Algo a lo que hay que sumar que dispositivos como TomTom y aplicaciones como Google Maps o Waze también identifican nuestra posición además de la velocidad a la que nos movemos. Una información que, nuevamente, no era personal.

Móvil en el coche

Y aquí es donde está la clave del asunto: todos esos datos ofrecían una media, pero no informaban de la velocidad concreta a la que circula cada coche. El objetivo era controlar el estado del tráfico para aumentar el tiempo de reacción y actuar en consecuencia. Por lo tanto, la DGT podría medir tu velocidad media desde el móvil, pero no asociarla a ti.

La aplicación de la DGT

En este contexto ha sido inevitable que algunos señalasen a MiDGT como posible fuente de información teniendo en cuenta el potencial que tienen las apps como contenedores de datos. Lo cierto es que el objetivo que persigue Tráfico no es otro que dar a los conductores la oportunidad de llevar los documentos en el teléfono y de realizar determinadas gestiones. No se plantean medir la velocidad y tampoco podrían hacerlo: la Ley de Protección de Datos ampara este tipo de información personal y castiga su incumplimiento.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.