Todos los países tienen ese coche popular que sirvió para motorizar a la población. En España tuvimos el 600, en Italia el FIAT 500, en Alemania el Escarabajo… Y en Rumanía también tuvieron ese vehículo que, con tanto cariño, recuerda Mihai, un arquitecto de Renault Technologies en la ciudad de Titu. Se trata del Dacia 1300, el coche del pueblo rumano.

El Dacia 1300 cuenta con una legión de seguidores en su país, ya que fue el coche que puso a la nación en la carretera en los años 70 y 80. Ni el Volkswagen Beetle ni ningún otro coche era tan conocido en aquella época, como cuenta Mihai, acompañado de su Dacia de 1989, completamente restaurado y que perteneció a su padre.

Dacia 1300: el coche del pueblo rumano

Dacia 1300

Mihai tiene muchos recuerdos de su infancia relacionados con este coche y presume, orgulloso, de haber restaurado la unidad de su padre. Desde entonces, se ha convertido en un auténtico devoto de este modelo icónico en Rumanía durante más de tres décadas: fue el coche de todas las familias, el de los taxistas… estaba presente en todas las esquinas. “El Dacia 1300 es un coche robusto, sencillo y cómodo, cualidades que son fieles al ADN de Dacia”, dice Mihai.

Así sería el Dacia 1300 moderno, el coche que se basó en el Renault 12

A esto hay que añadir dos aspectos fundamentales que explican el éxito del modelo: era el coche más moderno de la Europa del Este y también el más barato, cuyo precio rondaba los 3.200 euros actuales. Esto hizo que mucha gente se apresurase a comprarlo.

El coche de Mihai, una herencia familiar

Dacia 1300

El Dacia 1330 de Mihai tiene el acabado TLX y un motor de 1.3 litros de gasolina. Pertenece a la segunda fase del modelo, llamada 1310 y que se comercializó hasta 2004 La primera fase (el 1300) estuvo en el mercado entre 1969 y 1979 y era una copia del Renault 12. La diferencia entre ambas series está en el frontal: el 1310 de Mihai cuenta con una parrilla diferente y unos grupos ópticos redondos.

A mediados de la década de 1980, los coches de Dacia se fabricaron utilizando el 98 % de piezas de origen local, lo que facilitó la reparación y restauración de muchos modelos antiguos con piezas originales. Precisamente así es como Mihai fue capaz de restaurar su Dacia 1310 TLX, con el apoyo de la red local de compañeros aficionados de Dacia: “Con el paso del tiempo, hay cada vez más aficionados de Dacia en Rumania. Y hay más rumanos descubriendo el modelo cada año”.

Vídeo: un Dacia 1300 de 500 CV contra un BMW 335d xDrive

Mihai conduce mucho su Dacia 1300 (1310), el mismo coche con el que viajaba con su familia, se iba de vacaciones y aprendió a conducir, lo cual, le hace recordar innumerables momentos de su pasado, hasta construir un fuerte vínculo sentimental con el vehículo. Lo considera una reliquia familiar que se transmite de generación en generación.

Un patrimonio nacional

Al igual que Mihai, cada vez son más los rumanos que se enorgullecen de la herencia automovilística de Rumanía y tratan de promoverla. El Dacia 1300 aportó la libertad de movimiento que tanto ansiaba el pueblo rumano y, por ello, ocupa un lugar importante en el baúl de la memoria de varias generaciones.

Como ocurre con otros modelos que han escrito páginas en la historia del automóvil, el Dacia 1300 forma parte de la historia de Rumanía, no solo por su herencia sentimental, sino también por su enorme éxito comercial, con más de dos millones de unidades vendidas a lo largo de 35 años de vida comercial, desde 1969 hasta 2004, y fuera reemplazado por el Dacia Logan.

Los modelos más emblemáticos de los 120 años de historia de Renault

Pero el éxito del 1300 no se ciñe únicamente a Rumanía, ya que el vehículo fue exportado a otros países de la Europa del otro lado del muro, África, oriente Medio e Hispanoamérica. Mihai se sorprende de su fiabilidad: el odómetro marca solo 3.400 kilómetros, pero eso es porque el contador vuelve a cero cada 99.999 kilómetros… ¡y ya ha completado tres ciclos!

Fuente: Dacia

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.