Cuando Polestar se convirtió en fabricante, la filial Cyan Racing cogió el relevo y pasó a ser la división de Volvo dedicada a la competición. La misma que ahora ha hecho las delicias de los amantes de los modelos clásicos con un restomod para el que han usado como base el Volvo P1800 de los años 60. Una obra de arte sobre cuatro ruedas que pretenden llevar a producción.

El coche con más kilómetros del mundo

Así las cosas, el Volvo P1800 Cyan presume de una carrocería refinada y reforzada con acero de alta resistencia y fibra de carbono. Un proceso fundamental para respetar ese peso contenido que no llega a los mil kilos y para no interferir en su alta capacidad de respuesta.

No ha sido la única modificación ya que han tenido que adaptarla a una nueva suspensión, más ancha y baja, y a las llantas. Unas llantas de aleación forjadas de 18 pulgadas que calzan neumáticos Pirelli P Zero con unas medidas de 235/40 en el tren delantero y de 265/35 en el trasero.

Volvo P1800 Cyan

Alma de competición

No obstante, lo verdaderamente interesante lo encontramos bajo el capó ya que el motor del Volvo P1800 Cyan llega directo del mundo de las carreras: es el mismo que montaba el Volvo S60 TC1 que ganó del Mundial de Turismos. Efectivamente un bloque de cuatro cilindros de 2.0 litros turboalimentado con una potencia de 420 CV y 454 Nm de par máximo.

Cadillac Eldorado: el clásico lujo americano

Está acompañado de una caja de cambios Holinger de cinco velocidades hecha a medida para transmitir la misma sensación mecánica que generaba Volvo P1800 original. Eso sí, esta es más precisa y su capacidad para gestionar y resistir el alto par ha sido revisada y mejorada. En cuanto al chasis, Cyan Racing ha sustituido el eje trasero del P1800 por una suspensión independiente diseñada por ellos mismos. Tanto ésta como la delantera son completamente ajustables y cuenta con componentes ligeros de aluminio hechos a medida.

Volvo P1800 Cyan

Hecho para disfrutar

Con 989 kilos de peso, el Volvo P1800 Cyan ha sido despojado de todas las ayudas a la conducción a los que estamos acostumbrados hoy en día. El objetivo es sentir lo mismo que en los años 60 y por aquel entonces pocos asistentes había. Así las cosas, no hay ni control de estabilidad ni ABS ni control de tracción… Es un coche hecho para disfrutar y para manos expertas.

El objetivo de Cyan Racing es fabricar una serie limitada de este Volvo P1800 y para ello pretende poner en marcha las líneas de producción a finales de año. Eso sí, antes quieren tantear el terreno observando la reacción del mercado y de sus clientes potenciales. La razón es sencilla: un Volvo P1800 Cyan costaría, aproximadamente, 420.000 euros. Y ya son muchos los que afirman que merece la pena.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.