Todos sabemos que los locos años ’80 fueron la década de los excesos. Todo (o casi todo) estaba permitido en esa época, y esto también afectaba a la industria del automóvil y el transporte por carretera. La creatividad más pura del ser humano, alimentada por el deseo de cumplir con una necesidad específica, nacería el que fue denominado oficialmente como Colonia Schnibbelmobil a principios de la década de 1980.

La guerra que libraron Ford y GM por triunfar con el camión turbina

Este camión es un Frankenstein que combina la carrocería de un Ford, el frontal de un Mercedes y el chasis de un vehículo de carga diseñado para transportar vigas de metal de 50 metros de longitud. También conocido como el ‘cocodrilo de Colonia’, el Schnibbelmobil fue construido por los especialistas alemanes en vehículos pesados Colonia GmbH. El encargo era para un cliente, VAW Aluminium, que necesitaba un vehículo de gran tamaño y potencia para el transporte de estas enromes vigas metálicas.

Colonia Schnibbelmobil, el único y realmente extraño camión Frankenstein alemán

Colonia Schnibbelmobil
Colonia GmbH

La base de este proyecto fue un camión MAN F8 22.320. El objetivo era el transporte de largas vigas, por lo que emplear una cabina elevada como la del resto de camiones suponía un obstáculo para tan peculiar carga. Por ese motivo, Colonia se adaptó a esta necesidad y diseñó una cabina para la cabeza tractora con muy poca altura. La solución fue tomar la carrocería de un Ford Granada Turnier y montarla en el bastidor delantero auxiliar especialmente diseñado.

El coche donante, curiosamente, había sufrido un accidente frontal a manos de un empleado. Esto obligó a Colonia a reconstruir la parte delantera, por lo que decidieron equiparla con el frontal de una furgoneta Mercedes-Benz TN 207 D, de la que se tomó principalmente la parrilla y los faros. La carrocería del Granada estaba literalmente suspendida en el aire casi en su totalidad, ya que las ruedas delanteras del camión estaban ubicadas donde originalmente estaba el eje trasero del sedán familiar.

Colonia Schnibbelmobil
Colonia GmbH

El Colonia Schnibbelmobil también contaba con unos enormes espejos retrovisores probablemente adaptados de un camión. El interior se preservó en su mayoría original, incluyendo el salpicadero del Granda y un volante pequeño. Había también un velocímetro que marcaba 100 km/h y en la parte trasera se diseñó un espacio para dormir. En cuanto al motor, una unidad turbodiésel de 420 CV.

Transitó por la Autobahn alemana durante dos décadas y más de 800.000 km

Debido a su característico diseño, los conductores que se pusieron al volante del Schnibbelmobil durante los años ’80 y ’90 a menudo se quejaban de que el camión tendía a producir un movimiento vertical significativo que provocaba mareos. Curiosamente, el Frankenstein de los camiones alemanes no supuso mayores problemas para la TÜV, que permitió que el ‘cocodrilo de Colonia’ transportara cargas por la Autobahn durante años mientras cubrió más de 800.000 kilómetros.

Colonia Schnibbelmobil
Colonia GmbH

Tras este período, Colonia desarrolló un sucesor aún más largo para el camión que vio la luz a finales de la década de 1990. Esto supuso la jubilación del Schnibbelmobil, pero el especialista alemán no lo destruyó. Según informa The Drive en base a distintas fuentes consultadas, el camión estaría guardado en un almacén del fabricante. Mientras tanto, se dice que otro usuario afirmó haberlo visto en 2019.

Fotos: Colonia GmbH, Drive.com.au

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.