coches tres ruedas

Coches de tres ruedas: los más discriminados

Aquí te traigo un especial en el que vamos a hacer un repaso con los coches de tres ruedas más relevantes del panorama. Este tipo de vehículos, un híbrido entre una motocicleta y un turismo, siempre han sido los más discriminados de la industria, ya sea por su configuración por lo poco prácticos que son, aunque el precio suele ser también un factor descalificativo para la mayoría de compradores.

Aquí te traigo un especial en el que vamos a hacer un repaso con los coches de tres ruedas más relevantes del panorama. Este tipo de vehículos, un híbrido entre una motocicleta y un turismo, siempre han sido los más discriminados de la industria, ya sea por su configuración o por lo poco prácticos que son, aunque el precio suele ser también un factor descalificativo para la mayoría de compradores.

Aunque lo cierto es que algunos pueden tener su encanto y otros incluso cuentan con mecánicas de alto rendimiento que les permiten ofrecer unas prestaciones ante las que cualquiera quedaría impresionado. Como podrás imaginar, casi todos cuentan con una configuración donde las dos ruedas delanteras otorgan la dirección y la única rueda trasera ejerce la tracción, aunque no es un estándar.

Además, todos ellos son considerados triciclos por tener un volante. Este aspecto es importante destacarlo ya que, al tratarse de un híbrido entre una motocicleta y un coche, pueden inducir a error, ya que incluso existen modelos cuya disposición de los asientos se realiza de la misma forma que en una moto. Así que, vamos a conocer los coches de tres ruedas más interesantes.

Morgan 3-Wheeler

El Morgan 3-Wheeler pertenece a la británica Morgan Motor Company y fue presentado en 2011 durante la celebración del Salón del Automóvil de Ginebra. Pese a tratarse de un vehículo de estética clásica, es un coche nuevo que incluso ofrece una variante totalmente eléctrica denominada 3-Wheeler EV3. Esto se debe a que se inspira en el Morgan Three-Wheeler Serie F de 1932 y a la línea de diseño que generalmente se asocia al fabricante británico, un sello estético que recuerda a los coches de la primera mitad del siglo XX.

El 3-Wheeler es uno de los más llamativos de esta lista, ya que a la carrocería alargada con espacio para dos ocupantes y un parabrisas dividido con barras de seguridad antivuelco se une un motor V2 que, originalmente, sería firmado por Harley-Davidson, aunque finalmente se trata de un motor desarrollado por el fabricante S&S Cycle. El motor ofrece 115 CV de potencia y canaliza toda esta energía al tren posterior a través de una transmisión manual de cinco velocidades de origen Mazda.

Con un peso de 550 kilogramos, el Morgan de tres ruedas es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,5 segundos, mientras que su velocidad máxima ha sido fijada en 185 km/h. Por su parte, la variante eléctrica EV3 reduce el peso hasta los 450 kilogramos y reemplaza el motor de combustión por una unidad eléctrica de 101 CV que le permite pasar de cero a 100 km/h en menos de 9 segundos, alcanzar una punta de 144 km/h y un rango de autonomía de 240 kilómetros con una sola carga de la batería de ion litio de 20 kWh.

Polaris Slingshot

El Polaris Slingshot está homologado en Europa como un triciclo motorizado L5e, por lo que se puede conducir con el carné B de coche. Su configuración, de nuevo, nos deja dos ruedas directrices delante, una rueda motriz detrás, dos asientos y ningún tipo de aislamiento, ya sea techo o puertas, ya que el acceso al habitáculo está constantemente abierto. Esto, además, nos deja un diseño totalmente radical y atrevido que recuerda, en cierta medida, al diseño del KTM X-Bow, aunque con una rueda menos en la zaga.

Polaris Slingshot frontal

Pese a parecer aún más desprotegido que el Morgan 3-Wheeler, cuenta con una larga lista de medidas de seguridad, como su chasis tubular de acero que integra un arco antivuelco fijo situado tras los asientos y control de estabilidad, mientras que el parabrisas cubre lo suficiente para actuar aerodinámicamente a grandes velocidades. Además, pese a parecer un coche de carreras de tres ruedas, el Slingshot ofrece un sistema multimedia con pantalla multifución, conexión Bluetooth, un sistema de sonido con seis altavoces y cámara de visión trasera.

Situado en posición delantera encontramos un motor de cuatro cilindros y 2.4 litros de aspiración natural de origen General Motors que ofrece 173 CV de potencia 227 Nm de par y se asocia a una transmisión manual de cinco velocidades. Los 764 kilogramos que arroja sobre la báscula son más que suficientes para permitirle un paso de cero a 100 km/h en 5,7 segundos y una velocidad punta de 220 km/h, todo ello con un precio de venta de 33.900 euros.

Reliant Robin

Si eres fan de Mr. Bean conocerás el pequeño coche de tres ruedas con el que se suele enfrentar al volante de su MINI amarillo tan carismático. Por otro lado, Top Gear le dedicó mucho tiempo a poner a prueba su fama ante la facilidad para volcar, aunque finalmente se demostrara que no era tan sencillo. El Reliant Robin ocupa estas líneas como uno de los famosos coches de tres ruedas.

coches tres ruedas reliant robin

Pero antes de que llegara en Robin, Tom Williams, fundador de la compañía, adquirió Raleigh y fabricó su primer coche, el Reliant Regal, un furgón de trabajo con un motor del Austin Seven entre 1951 y 1962. Ese mismo año llega una nueva carrocería junto a un motor más potente y una variante familiar, aunque conservaba su disposición con dos únicas puertas laterales.

En 1973, el Regal cede su puesto al Robin, el cual estaba equipado con motores de hasta 850 cc y peso de apenas 450 kilogramos. Su producción se alargó hasta 1981, donde llegó el Reliant Rialto, con más tamaño y un aspecto más moderno. Sin embargo, Reliant no iba a dejar en la estacada al Robin, por lo que lo recuperó en 1989 como una segunda generación que convivió hasta el año 2001. Gozaban de gran popularidad al ser considerados en el Reino Unido como una motocicleta, por lo que se podía conducir con otro tipo de licencia.

Peel P50

El Peel P50 no solo goza de ser uno de los pocos coches de tres ruedas fabricados, sino que hasta 2009 era el coche de producción en serie más pequeño del mundo. Era obra de Engeenering Company, con sede en la Isla de Man, estuvo en activo desde 1962 a 1965 y se vendieron casi 50 unidades de este simpático vehículo de una sola plaza, con una sola puerta y tres ruedas.

coches-tres-ruedas-peel-p50

Equipaba un motor de moto DKW de 49 cc y una caja de cambios de tres relaciones sin marcha atrás, aunque sí con un asa en la parte trasera para poder darle la vuelta de forma manual. Su tamaño de 1,37 metros de largo y 1,01 metros de ancho con un peso de 59 kilogramos permitía que este tipo de maniobras se pudieran realizar. Además, podía trasportar un peso superior al suyo y la propia marca asegura que una bolsa de la compra cabía en su interior.

Bond Bug

Bond Bug

El Bond Bug es uno de los coches de tres ruedas más icónicos del Reino Unido. Terminados en su totalidad en un llamativo color naranja, las 2.270 unidades fueron fabricadas por Bond entre 1970 y 1974, una vez la firma fue adquirida por Reliant. Su diseño en forma de cuña y su disposición de dos ruedas traseras y una delantera le otorgaban un estilo inconfundible a la altura de los deportivas (de cuatro ruedas) de la época.

Estaba impulsado por un motor de 700 cc procedente de una motocicleta que entregaba una potencia de 29 CV e impulsaba al Bond Bug hasta los 125 km/h. Éste se situaba en posición delantera para mejorar el reparto de pesos, mientras que a la cabina con dos asientos se accedía a través de una sola compuerta que incluía las ventanas laterales, la luneta delantera y el techo.

Campagna T-Rex

Campagna T-Rex

Este coche de tres ruedas se sigue comercializando en la actualidad y es la máxima expresión de la deportividad en un vehículo de su clase. Está diseñado por Daniel Campagna y se vende en Canadá y Estados Unidos bajo la consideración de motocicleta, lo que obliga a sus usuarios a estar en posesión del carné de moto. El Campagna T-Rex cuenta con dos ruedas delanteras directrices y una trasera motriz.

Mientras tanto, el motor se sitúa en la parte posterior y procede de una moto Kawasaki de 1.4 litros asociado a una transmisión de seis velocidades. Ofrece espacio para dos ocupantes, con un volante que integra el cambio similar al de una moto, con lo que consigue pasar de cero a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una velocidad punta que sobrepasa los 250 km/h. Por su parte, la carrocería está terminada en fibra de vidrio, equipa suspensión de doble triángulo delante y de brazo oscilante procedente de una moto detrás, con un peso de apenas 410 kilogramos.

Vanderhall Venice

Vanderhall Venice

Vanderhall es una compañía con sede en Provo, Utah, que desarrolla el Vanderhall Venice, un vehículo de tres ruedas con dos ruedas directrices delante y una motriz detrás. Emplea el motor turbo de 1.4 litros de General Motors que ofrece una potencia de 200 CV directos a las ruedas traseras a través de una caja de cambios secuencial de seis velocidades.

La marca comercializa dos modelos, el Venice y el Laguna. El primero es la versión de acceso a gama, con colores y extras más limitados, mientras que le Laguna es la versión tope de gama que ofrece, entre otras cosas, una carrocería de fibra de carbono. Mientras tanto, el Venice tiene la ventaja de ser mucho más asequible, concretamente 20.000 dólares menos que su hermano de carbono, por lo que se comercializa con un precio de 29.950 dólares.

Daihatsu Bee

Daihatsu Bee

Daihatsu, pese a que no comercializa nada a este lado del mundo, es uno de los grandes fabricantes de vehículos Key Cars en su mercado local, Japón. Sin embargo, los orígenes de la compañía oriental tienen lugar en un pequeño vehículo de tres ruedas denominado Daihatsu Bee que sentó las bases de lo que es ahora el fabricante.

Dos ruedas en el eje trasero y una en el delantero para la dirección, el Bee fue concebido a partir de los famosos triciclos comerciales de la compañía, salvo que para la ocasión se instaló una completa carrocería de dos puertas con fines aerodinámicos, mientras que se cree que algunos taxistas locales contaron con una versión de cuatro puertas para las funciones de transporte de pasajeros. El Dahiatsu Bee de 1951 estaba impulsado por un motor bicilíndrico bóxer (el primero de la historia en un coche japonés) de 540 cc.

Iremos actualizando poco a poco este especial hasta conocer los coches de tres ruedas más relevantes.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies