Corría el año 1991 cuando Citroën presentó al mundo un nuevo modelo que ofrecía múltiples opciones de personalización a través de diferentes colores para la carrocería y niveles de acabado. En aquel momento no podían presagiar que se convertiría en un éxito de ventas con casi dos millones y medio de unidades fabricadas, 500.000 de ellas procedentes de Vigo. Esta es la historia del treintañero Citroën ZX.

6 Dacia que seguro no conoces… o casi seguro

Septiembre fue el mes elegido para la llegada del Citroën ZX, una versión para todos los públicos que se presentaba como la solución idónea para aquellos conductores con una serie de necesidades de movilidad diaria. Las técnicas de aquel momento permitieron proyectar un chasis monocasco que ofrecía una robustez que heredaría su sustituto: el Citroën Xsara ocuparía el hueco que dejó el ZX a partir de 1998.

Citroën ZX

Tres variantes

El Citroën ZX aterrizó con dos variantes de carrocería a las que más tarde se añadiría una tercera. En primer lugar nos encontrábamos con una berlina de cinco puertas con un sistema de regulación de la banqueta trasera que aumentaba, según las necesidades de cada momento, el espacio para las piernas de los pasajeros traseros o la capacidad del maletero. En segundo lugar estaba el coupé, cuyo diseño recordaba al del Rally-Raid. Y, por último, la variante familiar: Citroën ZX Break, destinado a quienes buscaban más espacio y mayor funcionalidad.

9 coches clásicos japoneses por los que se pelean los coleccionistas

La gama de motores del ZX incluía un económico diésel y un turbodiésel pensados para recorrer largas distancias. Eran mecánicas de entre 1,1 y 1,9 litros y esta última estaba dotada con culata de 16 válvulas destinada a la versión deportiva Volcane.

Citroën ZX

Citroën ZXC y Citroën ZX Rally-Raid

El Citroën ZXC llegó de la mano de una serie de innovadoras soluciones tecnológicas como el eje trasero autodireccional, que era capaz de girar junto con el eje delantero gracias a unos soportes elásticos con deformación programada que ofrecían una sensación de fluidez en la conducción y de dinamismo incluso para los conductores más experimentados.

15 famosos con coches baratos y normales: ricos, pero austeros

El Citroën ZX Rally-Raid, por su parte, fue presentado un año antes que el ZX. Con él compitieron en la Baja España-Aragón (primera salida y primer triunfo) y en París-Trípoli-Dakar de 1991 donde también ganó. Esta variante de competición permitió a Citroën ganar, entre 1991 y 1997, cinco títulos mundiales en la especialidad de los raids.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.