Ser piloto de Fórmula 1 tiene sus cosas buenas. No, en serio. A pesar de los bajos sueldos, la escasa visibilidad pública y la monotonía del trabajo, hay ciertas prebendas que lo compensan todo. Por ejemplo, probar un Ferrari Dino 246 GT con medio siglo de edad que acaba de ser restaurado por el departamento Classiche de la marca. Como acaba de hacer Carlos Sainz Jr.

Tanto el madrileño como la escudería han colgado fotos y un vídeo del momento en sus redes sociales. Y, en este último, Sainz reconoce que esta ha sido “una experiencia completamente nueva” para él. “Lo primero, por la dirección, que es muy dura; no cuenta con dirección asistida. Y tampoco tienes soporte por parte de los asientos, así que tu cuerpo se mueve hacia un lado cuando das una curva, mientras tú intentas mantener las manos y los pies en el sitio”.

El de Ferrari también cita el cambio manual, que es, en su opinión, “bastante complicado, en comparación con las levas que llevamos ahora”. Aunque claro, todo es cuestión de perspectiva. Seguro que un piloto de Fórmula 1 de los años 60 o 70 hubiera dicho lo contrario. Pero en fin, se nota que lo ha disfrutado: “El coche es más puro así, sin tantos sistemas, sin demasiada tecnología. Se siente muy bien lo que tienes debajo”, dice en el vídeo.

No en vano, el 246 GT es uno de los coches de la época del gran Enzo que más se han revalorizado a ojos del público (y en las subastas también). Desarrollado como parte del proyecto para crear una segunda marca de precios más bajos (no low, pero digamos middle cost), en su momento ni siquiera llevaba el nombre Ferrari, sino que era simplemente Dino. Un homenaje al que había sido el heredero, fallecido en 1956.

Calos Sainz prueba Ferrari Dino 246 GT taller

Como suele suceder con el fabricante italiano, la denominación hace referencia al cubicaje del motor y al número de cilindros: 2.4 litros y 6 en V, respectivamente. Pero esta configuración, que en aquellos años no agradaba precisamente al ‘capo’, quien lo descontinuó en 1976, hoy los ha convertido en reverenciados clásicos. Incluso tiene ahora un sucesor, en la forma del Ferrari 296 GTB; que hasta llegó a pensarse que se llamaría Dino… pero no.

No sabemos de qué año es el Ferrari Dino 246 GT que Carlos Sainz Jr. ha conducido por el mítico circuito de Fiorano. Tampoco la escudería ha proporcionado más información acerca de su proveniencia, más allá de apuntar que ha sido puesto a punto con escrupulosidad por Ferrari Classiche, su departamento de restauración, mantenimiento y certificación.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.