La exclusividad en el mundo del motor no conoce límites y cuanto más apuesta más por ella una marca, en más “bretes” puede verse inmersa. El Bugatti Divo Lady Bug es un ejemplo muy claro de ello, puesto que hacerlo realidad ha llevado a Bugatti casi dos años de trabajo y hubo puntos tan frustrantes que la firma estuvo apunto de abandonar el proyecto en más de una ocasión.

Bugatti Divo: 40 ejemplares a 5 millones de euros por unidad

Su dueño se dirigió a la compañía en el mismo momento en que ésta presentó el hiperdeportivo en Pebble Beach 2018, para pedir un ejemplar con un acabado especial, un patrón geométrico formado por diseños de diamantes en color metálico de contraste (Customer Special Red) que se desplegaran desde el frontal a la zaga siguiendo la silueta del coche.

Bugatti Divo Lady Bug

Aunque quizá sobre el papel no parezca muy complejo, la práctica fue otro cantar: hubo que realizar numerosas simulaciones, utilizar incluso un coche de prueba y fallar una vez tras otra para conseguir aplicar los 1.600 diamantes de la manera correcta. Jorg Grumer, Jefe de Color & Trim, admite que “Debido a la naturaleza del proyecto, donde se aplicó un gráfico 2D a una escultura 3D, y después de numerosas ideas fallidas e intentos de aplicar los diamantes, estuvimos cerca de darnos por vencidos y decir ‘no podemos cumplir con la solicitud del cliente’. Sin embargo, tenemos la profunda convicción de que nunca debemos rendirnos y que nuestra principal motivación debe ser siempre hacer posible lo imposible para el cliente”.

Su comprador es un conocido de la marca que tiene en su colección un Vision Gran Turismo, un Chiron y un Veyron Vitesse (no sabemos si también un Bugatti Veyron original), pero al que el nuevo integrante de su garaje le ha hecho especial ilusión: “Quedé absolutamente anonadado en el momento de la entrega. Trabajar con el equipo de diseño de Bugatti en la producción del Lady Bug fue una experiencia excepcional, no solo en la verdadera dedicación a la ejecución impecable del diseño único, sino también en la dedicación en todos los niveles involucrados en la presentación final del vehículo. No solo es una verdadera obra maestra y una obra de arte, sino que es el tope de mi colección hasta la fecha y el vehículo más intrincado y mejor desarrollado que he tenido”.

Bugatti Divo Lady Bug

No se ha desvelado cuánto le ha costa el Bugatti Divo Lady Bug, pero teniendo en cuenta que el modelo base ya supone 5 millones de euros, la cantidad ha tenido que ser estratosférica. No hay menciones a cambios mecánicos, ni falta que le hace al hiperdeportivo, cuyo motor 8.0 W16 con cuatro turbos desarrolla 1.500 CV y 1.600 Nm de par máximo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.