El bueno, el feo y el malo del Salón de Ginebra 2016

buenofeomalo

Solo por ser el coche de producción más rápido del planeta gracias a sus 420 km/h de punta y a su aceleración de 0 a 100 km/h, por equipar un motor W16 con cuatro turbos capaz de rendir 1.500 CV y ofrecer un par de 1.600 Nm, el Bugatti Chiron se merece ser ‘el bueno’ del Salón de Ginebra.

bugatti-chiron-09

Según Toyota, “las máquinas deberían ser también objetos de admiración”. Hasta ahí estamos todos, o casi todos de acuerdo. Pero también dice, en concreto de su modelo Kikai, que hay que “celebrar el atractivo fundamental de las máquinas: su sofisticación, su complejidad mecánica y, desde luego, su belleza en movimiento”… ¿Qué belleza? Este original prototipo si destaca no es por ser bonito. Lo hará por que su carrocería ha sido reducida al mínimo, por su sistema híbrido de propulsión o por sus tres asientos, el del conductor colocado en posición central, o porque la mayoría de sus piezas están reducidas al mínimo, pero por su hermosura creo que no. Por este motivo se merece ser ‘el feo’ de Palexpo. ¿O no se parece más al robot Johnny 5 de la película ‘Cortocircuito‘ que a un vehículo?

toyota-kikai-03

El adjetivo de ‘el malo’ se lo merece el Bee Bee XS, el vehículo eléctrico de la compañía BEE BEE-Automotive que nace como alternativa el e-Mehari. Sí, tiene que ser una buena herramienta para ir a la playa por su ‘fresco’ y lavaba interior, pero nadie le quita esa apariencia de malucho.

bee-bee-xs-05

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here