El mundo audiovisual que rodea al mundo del motor es espectacular: con las tecnologías actuales vemos vídeos de grandísima factura, con un detalle tremendo y tomas que hace unos años eran imposibles siquiera de pensar. Ahora bien, a medida que los automóviles a grabar son cada vez más rápidos, más veloces también tienen que ser los coches-cámara que los graban. Es cuestión de lógica, así que emplear uno BMW M5 E39 para tal fin parece una opción bastante razonable.

BMW M5: historia, generaciones y versiones especiales

Eso es lo que pensó Jeremy Heslup, Director y Productor Ejecutivo de Valkyr Productions, que crea contenido relacionado con el mundo del motor y que vio como, cuando sus clientes empezaban a traer modelos de Ferrari o McLaren, su viejo SUV no podía aguantar el tipo. Era necesario cambiar de vehículo y se decantó por la poderosa berlina de BMW.

Aunque su mecánica se mantiene intacta, a pesar de las más de 200.000 millas que acumula en su cuentakilómetros (322.000 kilómetros), el ‘Bavarian Ranch Hand’, que es el curioso mote con el que se conoce a este vehículo, cuenta con importantes modificaciones para poder llevar a cabo su tarea. Así tiene un sistema de grúa con un brazo que se mueve en tres ejes, un sistema de estabilización DJI Ronin 2 y una ARRI Alexa Mini-cam.

Es el propio Jeremy Heslup el que se encarga de conducir el M5 durante las grabaciones, acompañado por dos compañeros que se ocupan tanto del brazo como de la propia cámara.

Lógicamente, grabar a esas velocidades no es algo fácil, como tampoco lo es llevar el coche de la manera adecuada para que todo el proceso se pueda llevar a cabo. Es por eso que Heslup recibió clases de Rick Seaman en el Motion Picture Driving Clinic, el mismo lugar en el que Vin Diesel aprendió algunos trucos para sus participaciones en la saga Fast & Furious.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.